NOTICIAS
Somos la revolución
Somos la revolución

Somos la revolución

Somos la revolución

Reseña del libro «Somos la revolución» escrita por Joshua Wong.

La frase “muchos elegirían estabilidad antes que libertad”, que aparece en el #libro #SomosLaRevolucion de #JoshuaWong, es cierta.

Pulsa AQUÍ para leer la sinopsis

Somos la revolución” narra en primera persona la realidad que vive Joshua Wong, un activista político, en Hong Kong. Igual que he comentado en otras ocasiones, es importante ponerse en el contexto social, geopolítico y cultural en el que se producen los acontecimientos narrados antes de abrir el libro.

¿Por qué digo esto? Porque muchos pueden pensar, mientras lo leen, que dichos acontecimientos pueden ser extrapolables a otros rincones del planeta, por ejemplo, algunas regiones de Europa donde el sentimiento de independencia es relevante.

Este es un detalle que no ha gustado del libro y que aparece al final, cuando extrapola su situación personal fuera de las fronteras de Hong Kong. No se puede mirar la historia con los ojos del presente, ni Occidente con los ojos de Oriente (o viceversa).

Si lo hacemos, podemos cometer un grave error en el análisis. Pongamos un ejemplo real que aparece en “Somos la revolución”. En Europa no invalidan a un cargo político por hacer mal el juramento del cargo, menos aún le obligan a devolver el sueldo cobrado.

Cuidado con los activismos políticos. Su origen puede ser noble, tener una base cierta, pero se vician con el paso del tiempo porque los propulsores de dichos cambios se acaban creyendo el personaje que interpretan y autoproclamándose salvadores del mundo libre.

Dicho esto, considero que es importante conocer la situación que se está viviendo en Hong Kong porque es la misma que se está produciendo en toda Asia. El comunismo no entiende de libertades ni de pensamiento individual.

Extrañamente, especialmente en Europa, parece que solo hay radicalismo de una ideología concreta. Se obvia, desconozco si es de manera intencionada, el pasado del comunismo y las consecuencias de consentirlo.

El comunismo es miseria y hambre por el bien de unos pocos afortunados que dirigen la vida del resto. El comunismo es una apisonadora que: o se combate abiertamente o te aplasta, no tiene término medio. Es un cáncer que corrompe y destruye todo lo que toca.

Y de eso va “Somos la revolución”, de como unos estudiantes como Joshua Wong tratan de hacerle frente para que no se implante en su país porque son conscientes de las consecuencias que puede sufrir la población de Hong Kong si deciden llevar la contraria a China.

“La auténtica libertad no es tal sin dificultades”. “Libertad y justicia para todos”. “Que nadie menosprecie tu juventud”. “Un país, dos sistemas”. “Hong Kong ni es británica ni quiere ser China”. “Pudimos hacer grandes cosas por esas personas, pero no hicimos lo suficiente”.

“Finjamos y recemos que hemos hecho lo suficiente”. “En Hong Kong todo lo que lleve la palabra nacional genera sospechas”. “Si las personas que más tenían que perder no hacían nada, ¿quién iba a hacerlo?”. “Nadie podía hacerlo solo”.

“Teníamos que concentrarnos para conseguir el sufragio universal en Hong Kong”. “Los honkoneses son pragmáticos”. “Los estudiantes tienen mucho que decir en la política de los adultos”. “A la larga era Pekín quien tomaba las decisiones”.

No confíes nunca en los comunistas”. “El gobierno está acostumbrado a nuestras pancartas y eslóganes, necesitábamos intensificar nuestras acciones”. “El opresor nunca concede libremente la libertad”.

“Resulta difícil llegar a un acuerdo entre diversos interesados”. “Lo único que necesitas es paciencia”. “Luchar en la calle no es suficiente, había que luchar desde dentro del sistema”. “La democracia es un proceso”. “La simpatía no siempre se traduce en legitimidad”.

 “Dicen que la venganza se sirve fría”. “La prisión por motivos políticos es un paso indispensable hacia la democracia”. “Aunque parezca que hemos tocado fondo, debemos mantenernos firmes a nuestra causa”.

“Sé que en la cárcel debo mantener la mente ocupada o la cárcel ocupará mi mente”. “Los juicios son necesarios para crecer y progresar”. “Nuestra determinación compensa con creces la falta de recursos financieros”.

“En la cárcel todo se reduce a la disciplina y a cumplir órdenes”. “Lo que no nos mata nos hace más fuertes”. “Aunque tengamos pensamientos diferentes podemos intercambiar ideas”. “Hay montones de activistas que luchan en silencio”. “Nadie nace siendo criminal”.

“Ningún sistema es perfecto”. “El primer paso para enfrentarse a un problema es admitir que existe”. “Pueden encarcelar nuestro cuerpo, pero no nuestra mente”. “Cuando un joven entra en la cárcel se lleva a toda su familia”.

“Las falsas esperanzas pueden ser demoledoras”. “En la jerarquía de las bandas no falta hipocresía y cobardía”. “En las cárceles lo único que importa es guardar las apariencias”.

⭐⭐⭐⭐

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, escritor, editor y consultor editorial. Asesoro a editoriales, productoras y autores noveles sobre: publicar con Amazon, tratamiento del contenido, desarrollo de personajes y búsqueda de líneas de negocio

Puedes intentar

האחר

האחר

האחר

La encrucijada mundial

La encrucijada mundial

Reseña del libro "La encrucijada mundial" escrita por Pedro Baños

El día que se perdió la cordura

El día que se perdió la cordura

Reseña de la novela "El día que se perdió la cordura" escrito por Javier Castillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad