NOTICIAS
Inicio / Actualidad / ¿Qué dice el rostro de Antonio Conte?

¿Qué dice el rostro de Antonio Conte?

¿Qué dice el rostro de Antonio Conte?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Antonio Conte.

Se comenta, se dice, se publica desde hace varios días que Antonio Conte es una persona de carácter fuerte. Pero, ¿cómo podemos detectarlo en su rostro? Analicémoslo detenidamente. El perfil de Antonio Conte se destaca por una zona instintiva fuerte, desarrollada y predominante, es decir, los instintos marcan, en gran medida sus decisiones, característica frecuente en los deportistas de élite.

En este caso, además de una zona instintiva fuerte, el rostro también es excesivamente tónico, activo. Sus niveles de combatividad, empuje o fuerza (por resaltar algunos) son similares a los de Cristiano Ronaldo. Nunca dará el partido por perdido, al igual que no admitirá perder ni al parchís.

Su pasión hace de sus arengas un espectáculo, un soplo de energía que ayuda a que las piernas aguanten y soporten la fatiga cuando las mismas comienzan a flojear. Al mismo tiempo, es una persona que entiende las excusas como un ataque, un gesto de debilidad. Si quieres su respeto, tendrás que ganártelo con sangre, sudor y lágrimas. Él es el general, el estratega que prepara la batalla. Los jugadores son las fichas de ajedrez que se mueven según las necesidades de cada partido.

Su perfil es muy idóneo para equipos donde el talento y la creatividad escasea, equipos fuertes, robustos, la vieja Italia de su generación que tanto imponía, donde todo se mueve como una maquinaria perfectamente engrasada.

No importa si no compartes su visión del juego, él es el jefe y será muy complicado hacer que de su brazo a torcer. Es una persona de ideas fijas, las cuales, defenderá sin importarle quién se ponga delante a rebatirle. No es, digámoslo educadamente, diplomático cuando las cosas no se hacen según sus directrices, presenta la arruga del león, una arruga horizontal muy pronunciada en la raíz de la nariz.

No ser una persona influenciable le permite, por un lado, gestionar bien la presión (necesita continuos retos, competición, para sentirse vivo) y, por otro, negativamente, no detectará determinados errores hasta que sea demasiado tarde.

Aprender, nunca juzgar

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, consultor de comunicación, estrategia, recursos humanos y apertura de mercados. Asesoro a empresas y directivos de diversos sectores, pequeñas productoras y editoriales, además de colaborar con diferentes medios de comunicación

Puedes intentar

¿Qué dice el rostro de Julen Lopetegui?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Julen Lopetegui

¿Cómo actuarías si secuestran a un miembro de tu familia?

¿Cuál es tu precio?

¿Quién mató al crack del fútbol?

¿Qué opino de la novela Fuera de Ángulo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.