NOTICIAS
Inicio / Desarrollo personal / No sé parar a tiempo

No sé parar a tiempo

Poker face: No sé parar a tiempo

¿Te consideras una persona que se precipita a la hora de hacer las cosas? ¿Cuántas veces te has arrepentido de hacer algo que ya sabías de antemano que no querías hacer? ¿Fue un impulso visceral, te dejaste llevar por la emoción del momento o es algo natural?

¿La infidelidad es natural o provocada? ¿Qué sientes cuando ves a una persona que te atrae? ¿Qué elementos definen y delimitan la idea, el sueño, de la acción, llevarlo a cabo? Respondamos poco a poco a estas preguntas (si se te ocurre alguna más, indícamelo en los comentarios y te la respondo con gusto).

Vivimos en una sociedad bombardeada a estímulos constantemente. El móvil, la televisión o internet hace que estemos enganchados todo el tiempo a una especie de colmena imaginaria mental de la que si te desconectas un minuto parece que se va a acabar el tiempo. Esto hace que cuando decides irte un fin de semana a un lugar sin cobertura, realizas un crucero o, sencillamente, apagas el teléfono, el móvil y el ordenador descubres que el mundo no se acaba.

Esta sensación de bombardeo y conexión constante ha provocado que desarrollemos una sensación de tensión, tristeza, cabreo o dejación si no recibimos una respuesta inmediata a una llamada realizada hacia los demás (colgamos una foto; enviamos un e-mail, un borrador de una novela a una editorial o nuestro cv para un proceso de selección).

Esta situación es más llevadera para personas que presenten rasgos faciales de protección (ejemplo: frente horizontal, ojos ligeramente resguardados, mentón ligeramente echado hacia atrás o labios finos, entre otros) que permiten a la persona dudar, parar un momento y reflexionar antes de actuar.

Todo lo contrario sucederá con personas que presenten una combinación de varios de los diferentes rasgos: boca excesivamente grande y carnosa, nariz excesivamente grande, pómulos demasiado grandes, ojos saltones y grandes, mentón muy proyectado hacia fuera, excesiva tonicidad (demasiada firmeza muscular). En los rasgos expuestos hay que tener en cuenta la proporción de los rasgos (boca, nariz y ojos) con el marco del rostro. Mientras más desproporción exista entre los rasgos (más grandes) que el marco, mayor será la necesidad de contactar con el exterior (ojos – ideas, nariz – emoción, boca – instintos).

Desde un punto de vista positivo, la persona goza de una mayor espontaneidad y naturalidad (responde al momento a los estímulos, ya sean buenos o malos). Desde un punto de vista negativo, esa necesidad constante de relacionarse con los estímulos del exterior (por ejemplo: personas) hace que sus reservas de energía se agoten con gran facilidad y rapidez si no cuida los descansos. Para que nos hagamos una idea, es una persona que cuando la conoces, o en un proceso de selección, te cautiva por su empuje (su forma de ser y vitalidad), pero que pasado un tiempo parece que tiene depresión. No es depresión, es cansancio y agotamiento por dejarse llevar con facilidad por los estímulos.

Para que entendamos que quiero decir cuando me refiero a estímulos, un ejemplo es cuando alguien te propone un plan por la noche y respondes sí sin pensarlo (no piensas que tienes que terminar un trabajo, no piensas en la familia, no piensas que no vas a dormir, no piensas que puede conllevar problemas con la pareja…). Quieres diversión y no importa las consecuencias. No lo hace con maldad, no lo haces para fastidiar a tu pareja, sencillamente, es natural en ti. Podemos decir que no sabes decir no. Esto hace que te precipites, que hagas cosas que te arrepientas, que no sepas parar a tiempo, el principio de muchos de los problemas de pareja. Si presentas el perfil que antes he descrito o vives con una pareja que presenta estos rasgos (rasgos grandes y marco muy pequeño), hay que tener especial cuidado durante una discusión. Una simple tontería (como qué película ver) puede provocar una repentina ruptura por esa necesidad inconsciente y natural a decir lo que piensa. En estos casos es mejor darse un tiempo, evitar el choque, frenar la discusión (si es necesario irse) para evitar males mayores.

En próximos artículos desarrollaremos otros perfiles en diferentes escenarios (pareja, empresa, desarrollo personal, gestión de equipos…). Si quieres que concrete en algún punto más concreto indícamelo en los comentarios.

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, consultor de comunicación, estrategia, recursos humanos y apertura de mercados. Asesoro a empresas y directivos de diversos sectores, pequeñas productoras y editoriales, además de colaborar con diferentes medios de comunicación

Puedes intentar

Cómo caer bien a la gente

Resumen Master Class de Atracción Del Éxito con título "Cómo caer bien a la gente" en el canal de YouTube AtracciónDelExito

Pobres que se creen ricos

Resumen Master Class de Juan Diego Gómez con título "Pobres que se creen ricos" en el canal de YouTube Invertir Mejor

Si quieres alcanzar tus metas, no te centres en ellas

Resumen Master Class de Reggie Rivers con título "Si quieres alcanzar tus metas, no te centres en ellas" en el canal de YouTube TEDxTalks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.