NOTICIAS
Inicio / Historia / El instante más oscuro

El instante más oscuro

El instante más oscuro

Solo puedo ocuparme de las mierdas de una en una

¿Qué tiene Winston Churchill que sigue dando lecciones desde la tumba? El pasado viernes, después de varios días de viaje en Madrid, pude sacar mi entrada y ver la película El instante más oscuro de Universal Pictures para viajar a mayo de 1940 cuando Winston Churchill asciende al poder como primer ministro, líder de una gran coalición, tras presentar Chamberlain su dimisión por haber sido engañado por Adolf Hitler.

La película muestra los días cruciales, aquellos que posteriormente, cinco años después, significaron la victoria del bloque aliado. Un continuo estrés donde se enfrentan la actitud derrotista con el deseo de victoria, las ganas de luchar con el intento desesperado de negociar. El instante más oscuro muestra el lado más visceral del ser humano, cómo actúa una persona en momentos de máxima tensión cuando los nervios están a flor de piel y debe decidir en pocos segundos a sabiendas que cualquier decisión producirá bajas humanas.

Aquí se muestra un Winston Churchill tremendamente humano, la película no quiere exaltar al personaje histórico, lo muestra tal y como ves a tu vecino de la puerta de enfrente, con sus virtudes, manías y defectos. Winston Churchill no peleó en primera línea de fuego contra el Régimen Nazi, no vio un tanque Panzer acercándose con ganas de meterle una bala para hacerle volar en mil pedazo, se le recuerda por la firmeza mostrada frente a un adversario mucho más fuerte. Winston Churchill no es un iluminado, no sigue la filosofía del tonto motivado, es consciente del peligro que se le avecina desde Francia y planta cara con los escasos recursos disponibles. Primera gran decisión: evacuar al grueso del ejército inglés en Dunkerque mediante la operación Dinamo.

¿Se preguntan cuál es nuestro objetivo? La victoria a toda costa

Winston Churchill tuvo que enfrentarse a varios frentes al mismo tiempo: el implacable ejercito alemán que conquistaba territorios en Europa como si se tratara de una partida de Risk, la baja autoestima francesa, cuya derrota, imagen y papel secundario en la Segunda Guerra Mundial lograron modificar inteligentemente y en beneficio propio tras la unión de los norteamericanos al frente aliado; el parlamento, cuya actitud le hubiera valido para no haber vuelto a ejercer un cargo público; el rey tartamudo que tarda más tiempo del necesario en ser consciente de cuál es su misión con el pueblo ingles.

Quién sabe como hubiéramos actuado cualquiera de nosotros en una situación parecida, es fácil decir hoy que Winston Churchill tenía razón, tomó las decisiones correctas. También es cierto, la película lo muestra sobradamente bien, que hasta el hombre más firme y tenaz puede dudar si todo el mundo le da la espalda. Una conversación mantenida entre Winston Churchill y Viscount Halifax resume el ambiente derrotista al que se tuvo que enfrentarse el primer ministro:

Viscount Halifax: –No hay nada patriótico en luchar hasta el final, es el momento de negociar.

Winston Churchill: –¿Cuándo aprenderemos la lección? ¡No puedes razonar con un tigre cuando tienes la cabeza en su boca! ¡Asumo toda la responsabilidad!

Viscount Halifax: –¿En serio?

Winston Churchill: –¡En serio! ¡Sí, señor! ¡Esa es la razón por la que ocupo esta silla!

Debemos alentarles a una resistencia heroica

Películas como El instante más oscuro nos recuerda que no debemos bajar la guardia, que aún queda esperanza cuando todo parece perdido. La historia nos recuerda que el ser humano, no solo el político, es el único animal que tropieza en la misma piedra una y otra vez.

Europa vuelve a vivir tiempos turbulentos preguerra donde los políticos prefieren hablar y no actuar, tirar el balón hacia delante y no tomar decisiones. Rusia se rearma y toma posiciones en la frontera del este, invierte grandes cantidades de dinero en generar división entre los países miembros para que miremos hacia otro lado mientras ellos preparan en secreto un plan de actuación rápido e implacable, las violaciones del espacio aéreo europeo por sus cazas no son provocación, son pruebas para comprobar la capacidad de respuesta de la O.T.A.N.

No seamos gilipollas, vuelven tiempos oscuros, puede que el choque no se produzca este año, tampoco el año que viene, pero el peligro se acerca, pronto llamará a la puerta desde varios frentes al mismo tiempo, no solo desde Rusia, África mira a Europa como única salida al calentamiento global, a la superpoblación y la falta de recursos básicos para vivir.

Esperemos que los políticos europeos no sean ingenuos, no piensen que la diplomacia resolverá un problema de supervivencia, esperemos que no sea necesario resucitar el espíritu de Winston Churchill para limpiar la torpeza, la falta de profesionalidad y competencia de un parlamento europeo más entretenido en disputas menores que en resolver los problemas de identidad europea que el continente necesita.

“Lucharemos en las playas, lucharemos en los aeródromos, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, no nos rendiremos jamás, porque sin victoria no puede haber supervivencia”

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, consultor del sector editorial y ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Escribo novelas, reseñas literarias, reviso historias, diseño personajes, emito informes de lectura y redacto artículos para blog

Puedes intentar

Cuando una mentira se vuelve verdad

La historia siempre se repite

¿Es mejor la educación pública que la privada?

Dejemos que decidan los padres, no los políticos

Desconectarse de la mentalidad de pobreza

Resumen Master Class de Yokoi Kenji con título "Desconectarse de la mentalidad de pobreza" en el canal de YouTube Estudios y Enseñanzas Job

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.