NOTICIAS

¿Qué dice el rostro de Scarlett Johansson?

¿Qué dice el rostro de Scarlett Johansson?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Scarlett Johansson:

Aunque aparentemente es un rostro muy abierto y sin control a los estímulos del exterior, al mirarlo detenidamente de perfil, ves que no es tan real esa apertura. Es selectiva. Cuando se siente cómoda en un lugar se abrirá completamente, siendo una gran embajadora y relaciones públicas. Aún así, siempre será cortes y agradable. El autocontrol y freno no tiene la suficiente fuerza para frenar tanto deseo de contacto interior.

Al igual que sucede con otros actores / actrices, su rostro es más abierto al contacto a nivel instintivo y emocional, siendo ligeramente más protegido, precavido y prudente a nivel cerebral. Esta combinación permite a la actriz interiorizar el personaje, hacerlo suyo, sintiendo y pensando como lo haría el personaje para que, llegada la orden del director, exteriorizar a la cámara aquello que siente, piensa y vive. Este juego facial es una combinación habitual entre los actores / actrices de reconocido prestigio (aunque en el caso de los varones, también suele presentarse con labios finos).

Sensualidad y sensibilidad, unido a curvas y ligeros rasgos faciales más grande de lo normal, componen un rostro que no puede pasar desapercibido haya a donde vaya o se encuentre. Su rostro es una llamada al cerebro más primitivo e instintivo del ser humano. Su rostro te atrapa sin que ella te mire o pronuncie una palabra. Situación que le ha debido de provocar más de un malentendido y parte de su éxito publicitario.

Necesita grandes dosis de cariño, ternura. Sentir que sus seres queridos se encuentran cerca. Su zona emocional es más primaria que secundaria, exigiendo mayores dosis de camino, al mismo tiempo que potencia sus habilidades comunicativas.

A pesar de buscar el coqueteo y la conquista inconscientemente, sabe poner freno, decir no. Piensa y reflexiona antes de actuar. Situación que produce un choque interno entre «el quiero» y «el debo» provocando algún dolor de cabeza que puede llevarle a cometer, en muy raras ocasiones, actos impulsivos.

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, escritor, editor y productor editorial. Asesoro a editoriales, productoras y autores noveles sobre el tratamiento del contenido, desarrollo de personajes y líneas de negocio

Puedes intentar

¿Qué dice el rostro de Edurne?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Edurne

¿Qué dice el rostro de Julen Lopetegui?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Julen Lopetegui

¿Qué dice el rostro de Eduardo Inda?

Caso práctico de morfopsicologia para descubrir fortalezas y debilidades de Eduardo Inda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.