NOTICIAS

¿Qué dice el rostro de Adolf Hitler?

¿Qué dice el rostro de Adolf Hitler?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Adolf Hitler:

  • En el análisis de la figura de Hitler, lo más destacado es la diferencia entre el rostro social con el personal. Mientras que su rostro social era duro y aparentemente implacable, su rostro personal era más abierto, amigable y menos tenso.
  • La figura de Hitler viene marcada por un doble factor: una pasión desorbitada (que le hacía pasar del amor al odio y de la euforia a la melancolía en cortos periodos de tiempo), unido a una fuerte hipersensibilidad (haciendo que se sintiera atacado con cualquier cosa).
  • Los 2 factores fueron parte de su éxito y fracaso. Éxito, porque sabía introducir e inspirar fuerza, seguridad y confianza con sus discursos en los momentos difíciles. Fracaso, porque pocas personas se atrevían a llevarle la contraria por miedo a su reprimenda.
  • Era una personalidad donde chocaban elementos de búsqueda y contacto con el exterior, junto con elementos de freno, circunstancia que con lo anteriormente expuesto, le permitió hacer lo mejor y lo peor en un periodo de tiempo muy corto.
  • Sus dos factores, unido a su lucha acelerador-freno, generó en el una gran creatividad, la cual, se alimentaba y enriquecía con su sensualidad,  pasión e hipersensibilidad. Era capaz de ofrecer discursos y respuestas ágiles e ingeniosas que sus enemigos políticos no sabían contrarrestar.
  • Era una persona que necesitaba el contacto con las personas, necesitaba numerosas muestras de cariño (aunque públicamente guardara las distancia).
  • Sus emociones interiorizadas, unido a su hipersensibilidad, hacia que tuviera brotes de cólera o agresividad debido a la falta de herramientas que le permitieran canalizar todo lo que guardaba dentro.
  • Su vía de escape fue el arte y la escritura. De sobra es conocida el amor que Hitler veneraba al arte, seguramente porque representaba las emociones que no podía exponer en público.
  • Era una persona muy activa, con una necesidad imperiosa de estar siempre haciendo algo. Esta circunstancia le supondría grandes dificultades para conciliar el sueño.
  • Presentaba la mirada del arquitecto, con capacidad para concentrarse, como para nutrirse con todo lo que le rodeaba según el momento y las circunstancias.
  • Podía dudar o ser algo imprudente en la toma de decisiones. Con todo lo anteriormente comentado, en varias ocasiones tomo decisiones basándose en datos y circunstancias erróneas. Recordar que era una persona muy reservada, con un gran mundo interior que no salía al exterior y en el que se refugiaba cuando las cosas no iban como el quisiera.

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, escritor, editor y productor editorial. Asesoro a editoriales, productoras y autores noveles sobre el tratamiento del contenido, desarrollo de personajes y líneas de negocio

Puedes intentar

¿Qué dice el rostro de Edurne?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Edurne

¿Qué dice el rostro de Julen Lopetegui?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Julen Lopetegui

¿Qué dice el rostro de Eduardo Inda?

Caso práctico de morfopsicologia para descubrir fortalezas y debilidades de Eduardo Inda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.