NOTICIAS
Inicio / Historia / ¿Qué dice el rostro del Papa Francisco?

¿Qué dice el rostro del Papa Francisco?

¿Qué dice el rostro del Papa Francisco?

Breve perfil psicológico del Papa Francisco con ejercicios para mejorar su rendimiento y bienestar personal.

Perfil

  • Predomina el mundo de las ideas, la mente y los principios.
  • Personas de ideas fijas, rara vez cambiara de parecer.
  • Su cabezonería puede llevarle a buscar algunos enemigos irreconciliables por no dar su brazo a torcer. Necesita rodearse de buenos aliados que lo protejan.
  • Como se ve en TV es como es él en el ámbito privado, íntimo y personal. No presenta una doble cara. Su cercanía y calidez humana es natural.
  • Sus instintos se encuentran sublimados, al servicio de las ideas. Si se ha de quedar sin comer varios días para dar ejemplo lo hará.
  • Pensamiento intuitivo, agilidad mental, creatividad unido a una gran capacidad para absorber y retener información como si fuera una biblioteca. Esta habilidad le ayudará en sus relaciones diplomáticas. A todo el mundo le gusta ser recordado y que le cuenten una anécdota graciosa.
  • Campechano y con buen olfato para las habilidades sociales. Sus discursos son pragmáticos, con alguna pincelada ideológica. Sabe y conoce que quiere la gente escuchar, ofreciéndoselo.
  • Sus largas etapas de soledad, intimidad y recogimiento ha podido suponerle, en momentos puntuales de su vida, una pequeña carga que compensa rodeándose de personas.
  • Necesita el contacto directo con personas. Es lo que le da vida.
  • Mezcla visión global con grandes dotes de precisión y detallismo. Le gusta revisar las cosas.
  • Con buenas reservas de energía y siendo una persona muy activa, sabe comportarse, mantener  el tipo en momentos de máxima tensión.
  • Se aleja del pasado. Continuamente mira hacia el futuro. Tuvo que pasar malos momentos pasados que desea dejar atrás.
  • Sabe ir directamente al grano, como le gusta a un ejecutivo, dar los titulares suficientes para llamar la atención para que luego vengan a preguntarle.
  • Sabe adaptarse a las normas sociales de cada momento.
  • Su pensamiento altamente activo, unido a la fijación y cabezonería de ideas, puede hacerle perder fuerzas y hacer que su rendimiento se vea ligeramente mermado.

Ejercicios y consejos

  • Necesita rodearse de personas de mucha confianza para que actúen de “confesor” y poder sacar hacia fuera sus pensamientos más íntimos.
  • Si no cuenta con confianza suficiente para abrir su “alma” a una persona, puede escribirlo (como si estuviera escribiendo una carta a Dios), leerlo en alto y quemarlo después. Se sentirá más liberado interiormente.
  • Aumentar el número de audiencias con personas normales, no jefes de Estado ni personalidades famosas, aumentará su calidad de vida. El día que no pueda estar rodeado de personas que le ofrezcan su calor y cariño pegará un bajón muy grande.
  • Si quiere llevar a cabo toda su misión, debiera hacer más caso a su guardia de seguridad. Su fin y objetivo es muy bueno, pero su cabezonería en estar excesivamente cerca de las personas en actos públicos y masivos puede provocar más de un susto, impidiéndole cumplir su objetivo: acercar la iglesia a las personas, no a la inversa.
  • Ejercicios o técnicas de P.N.L. para frenar su alta actividad mental ayudarán a mejorar su sensación interior, frenando en momentos puntuales la alta actividad mental.
  • Debiera abrir más la mente, no solo hacer caso a sus ideas. Aunque los cristianos quieren y adoran la imagen que representa, también debe velar por la continuidad y mantenimiento de la Curia tras su muerte. Necesita incorporar asesores con pensamientos contrapuestos a los suyos para que le aconsejen, no pudiendo abrir tantos frentes de manera tan directa (a pesar de ser lo que los fieles le reclaman).

Sobre Ramón Calatayud

Soy Ramón Calatayud, consultor del sector editorial y ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Escribo novelas, reseñas literarias, reviso historias, diseño personajes, emito informes de lectura y redacto artículos para blog

Puedes intentar

Licencia para mandar

¿Qué tan seguros se sienten?

Cuando una mentira se vuelve verdad

La historia siempre se repite

¿Es mejor la educación pública que la privada?

Dejemos que decidan los padres, no los políticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.