Inicio » Novelas » Crisis de Reputación » Capítulo 2.- Crisis de Reputación: Barón Jásper

Capítulo 2.- Crisis de Reputación: Barón Jásper

Crisis de Reputación: Barón Jásper

Marbella se despierta triste, el rey de la fiesta ha sido detenido y su rostro aparece en todas las portadas de los periódicos. Adiós anonimato, hola cura de humildad. Sus fiestas eran el señuelo perfecto para atraer a políticos locales y nacionales influyentes para compartir su visión. Dom Pérignon no es ningún santo, es un albañil que supo abrirse camino como constructor gracias a saber con quién relacionarse y a quién chantajear. Dudo que pase mucho tiempo entre rejas, sabe demasiado, un as bajo la manga que le permite contar con ciertos privilegios.

Apenas le conozco, sinceramente, me da igual que le suceda. Cuando el Barón Jásper me llamó para sustituir al verdadero representante del concejal para cerrar el acuerdo y cobrar la comisión como parte de la deuda pendiente, intuí que las cifras debían ser bastantes altas. Puedes engañar a Hacienda, a la mayoría de tus trabajadores, a tu pareja y familiares, pero nunca se la juegues a tu banquero. El conoce mejor que nadie la realidad de tus cuentas, como te pavoneas y das lecciones de moralidad y ética. Cuando te arriesgas a no pagar, especialmente cuando la deuda asciende a más de quince millones de euros, no se hace una fiesta cada noche para reírte en su cara, se guarda discreción y un perfil bajo para no llamar la atención.

Al principio rehusé el encargo. No me gusta ser el mensajero de nadie, pero el Barón sabe como captar mi atención con una buena cifra. Me gusta jugar a dos bandas, dentro y fuera de la ley, para maximizar el beneficio en cada encargo.

La llegada de la Unidad Central de Operaciones de la Guardia Civil a la fiesta no fue casualidad, mantengo buen contacto con el director de la operación, él es mi enlace dentro de los Cuerpos de Seguridad del Estado. La redada no entraba dentro de los planes del Barón Jásper, a él le gusta pasar desapercibido, nada de espectáculos que puedan despertar el interés y la curiosidad de la prensa. La redada fue idea mía, ahora el detenido se encuentra en Soto del Real donde un contacto trata de hacerle firmar un acuerdo para que transfiera sus trapos sucios a cambio de salvar el culo. El tiempo no es un bien del que pueda presumir, si no abona la totalidad de su deuda en una semana, su familia aparecerá torturada y ahorcada al día siguiente. Si a pesar de las amenazas continúa sin colaborar con el banquero, correrá la misma suerte una semana más tarde. La influencia política no sirve de nada cuando haces negocios con personas que viven al margen de la ley, o pagas con dinero o derramas la sangre de tu familia.

Espero que mi contacto logre ofrecerle un acuerdo que nos beneficie mutuamente, una negociación a la que no puedo dedicarle más tiempo. Ahora tengo que centrarme en otro asunto, aparco el vehículo en el parking del Gran Meliá Don Pepe.

El Barón Jásper me saluda en la recepción del hotel con su aire distinguido y refinado. A pesar de estar disfrutando de unos días de vacaciones en familia, me recibe vestido de etiqueta. Es un tipo alto y muy delgado, de grandes manos, con los huesos de la cara excesivamente marcados; un fino y corto pelo engominado hacia atrás y una gran nariz aguileña destacan sobre una boca en cremallera y unos ojos pequeños y hundidos.

Ambos tomamos asiento en dos sillones de cuero libres en el Whisky Lounge. El Barón tiene la cortesía de pedir por los dos–: Dos Booker´s Rye. Vamos a comprobar si la Biblia del Whisky de Jim Murray está en lo cierto. –No rechisto. La camarera se marcha a preparar lo solicitado–. ¿Encontró anoche lo que buscaba?

–Aquí tiene parte de la deuda y mi comisión. –La cartera cambia de manos.

–Le pedí discreción, ambos sabemos que fue usted quien alertó a su amigo el inspector. ¿Cómo voy a recuperar la cantidad pendiente si mi deudor se encuentra entre rejas?

–La prisión es un aliciente, cuento con un contacto dentro de la cárcel para animarle a colaborar.

–No me gusta dejar cabos sueltos, el banco no se lo puede permitir. Si no recibo el dinero dentro del plazo acordado, tendrás que responder por él.

–¿Me estás amenazando?

–Te estoy describiendo qué puede suceder por invitar a la Guardia Civil a participar en mis negocios.

–Hay dos maneras de arreglar esta situación: o me permites seguir con mi trabajo, o disfrutamos del whisky que trae la camarera y después sálvese quien pueda. –Le muestro la nueve milímetros que oculto debajo de la chaqueta.

–Hay una tercera opción. –La camarera deposita las dos copas en la mesa. Ambos guardamos silencio hasta que se marcha–. Lucio, mi banco te aprecia como cliente, nunca nos has fallado cuando hemos requerido tus servicios. Estamos dispuestos a perdonar tu desliz a cambio de un favor personal.

–¿Qué tipo de favor? –No sé si es mejor liarme a tiros o aceptar la oferta envenenada.

–Queremos que ayudes a Diego de la Vega.

–¿Al zorro? ¿Será una broma?

–Esa broma es parte de su campaña política para darse a conocer a las bases. Es el hijo de Pedro de la Vega, ex-ministro de la etapa del presidente Gómez. Se quiere presentar a las primarias del partido para ser el nuevo secretario general y continuar con el legado familiar.

–¿Qué pinto yo asesorando a un político? Sabes perfectamente que ese no es mi campo.

–Según nos cuenta, alguien le está chantajeando con información sensible sobre su pasado. Aún no se ha filtrado nada a la prensa, la mierda saldrá a la luz pública si no se retira en un plazo no superior a una semana. Tu trabajo consistirá en acompañarlo como asesor de campaña, descubrir quién le está chantajeado y neutralizar la amenaza. Mañana presentará su candidatura en el salón de actos de la Diputación Provincial de Jaén. –El Barón se bebe el whisky de un trago, es su modo de dar por finalizada la reunión–. ¿El banco puede contar contigo para hacer justicia?

Capítulo 3.- Crisis de Reputación: El inspector

Summary
Capítulo 2.- Crisis de Reputación: Barón Jásper
Article Name
Capítulo 2.- Crisis de Reputación: Barón Jásper
Description
Lucio Vargas es la única esperanza de Diego de la Vega para ser el nuevo Secretario General del partido de la oposición
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *