Inicio » Empresa » Los retos de dirigir personas en un mundo en red

Los retos de dirigir personas en un mundo en red

Resumen Master Class: Los retos de dirigir personas en un mundo en red

Resumen Master Class de Santi Garcia con título “Los retos de dirigir personas en un mundo en red” en el canal de YouTube TEDxTalks.

¿Cómo será el futuro?

El mundo está conectado en red desde hace muy poco tiempo. Hasta hace algunos años, nadie tenía una cuenta de correo electrónico, ni teléfono móvil, eso sin contar los ordenadores, un objetivo de decoración si los comparamos con los actuales.

Si miramos hacia atrás, nos damos cuenta cómo ha cambiado el mundo. La mayor parte de estos cambios son debidos a la revolución digital. Unos cambios muy profundos que están dibujando un panorama volátil e incierto donde las empresas buscan desesperadamente una orientación para saber hacia donde ir, un camino difícil de encontrar.

Las empresas se empiezan a dar cuenta de muchas cosas, el primer cambio que aprecian es que el escenario ha cambiado, ya no es el mismo. La gloria cada vez es más efímera. Si la tasa de cambio en el exterior es mayor que la tasa de cambio en el interior, el fin está cerca.

Las empresas, poco a poco, están automatizando sus procesos. Están aprendiendo a comunicarse con sus clientes por canales totalmente distintos. Sin embargo, hay un área de la empresa que no ha cambiado tanto, la forma en que la empresa gestiona a sus empleados, su capital humano.

El entorno ha cambiado y ha traído nuevos desafíos, convirtiendo el capital humano en una relevancia estratégica que hasta ahora no tenía. Estamos en un mundo donde todo dura menos, se queda obsoleto enseguida.

Asistimos a una explosión de innovación sin precedentes, se registran más patentes que nunca. En un mundo en red, copiar es más fácil que nunca. La automatización nos está llevando a un mundo de trabajos cada vez más complejos. Las tareas más rutinarias se automatizan, quedan trabajos no bien definidos donde un buen profesional, puede ofrecer más que dos trabajadores estándar.

Para las empresas, contar con los mejores profesionales es más importante que nunca. Además, las empresas necesitan otro tipo de capacidades en sus colaboradores. A la empresa no le es suficiente tener trabajadores obedientes, legales o que sepan hacer bien su trabajo. Las empresas necesitan creatividad, iniciativa, otra serie de cualidades que son mucho más difícil de gestionar, eso sin contar, el enorme poder de influencia de las emociones, de la mentalidad con la que van a trabajar cada día.

Los gerentes, poco a poco, comienzan a ser conscientes que no pueden tener solución a todos los problemas que se les plantea. Los problemas son muy complejos y la realidad es complicada. Es por ello, que necesitan contar con la colaboración de más personas, con otros puntos de vista más diversos, requisito que obliga a cultivar la diversidad dentro de la plantilla de trabajo para:

  • Ofrecer ideas nuevas
  • Poder adaptarse
  • Interpretar el entorno desde otros perspectivas

Ya no surgen las mejores ideas dentro de la organización. Es por ello, que cada vez más, las estructuras organizativas de la empresa tienen que ser más flexibles. De aquí, la importancia del talento freelance, del talento externo.

Hoy en día, a diferencia de lo que pasaba antes, una empresa no solo es representada por sus directivos o comerciales, también es representada por sus trabajadores. Las redes sociales de los trabajadores suelen ser un poder con un alcance incalculable que no se está gestionando adecuadamente.

También está creciendo la responsabilidad social empresarial. Los consumidores cada vez son más exigentes en este campo. De hecho, las empresas que no tratan bien a sus trabajadores y colaboradores, poco a poco, se irán creando una mala reputación digital que afectará directamente a su cuenta de resultados.

Todo esto en una guerra global contra el talento. Aunque parezca mentira, a muchas empresas les cuesta cubrir sus vacantes. Una situación que se puede agravar en las próximas décadas. Estamos inmersos en una guerra muy particular, porque el talento puede trabajar para, desde y dónde quiera, denominados los nómadas del conocimiento, nómadas que valoran:

  1. Espacio
  2. Libertad

Gestionar a nómadas del conocimiento no es nada fácil, no se gestionan igual que los trabajadores de la era industrial (es a lo que está acostumbrado los directivos de las empresas). Las empresas siguen igual, el trato de su capital humano apenas ha cambiado, se siguen haciendo los mismos procesos, los mismos procedimientos.

A pesar de la necesidad de cambio, existen muchas fuerzas que lo impiden. Actualmente se requieren cambios rápidos y muy profundos. Pero, ¿cuáles son esas fuerzas que impiden realizar los cambios?

  • La inercia, siempre se ha hecho así.
  • Los marcos cognitivios, los marcos mentales de los que son prisioneros muchos directivos (ven la realidad de una manera muy determinada y suelen resolver los problemas con las mismas fórmulas).
  • El lenguaje. Las palabras tienen mucho poder de influencia. Aún se hablan de superiores y subordinados, cuando hablamos de mandos. Para saber quien es el jefe de un equipo, preguntamos a esa persona de quién depende.
  • Los intereses. Dentro de las organizaciones hay un cúmulo de intereses, hay gente que quiere preservar su status, hay gente que está defendiendo determinadas acciones porque dependen directamente de su puesto de trabajo, hay personas que fomentan la recompensa de incentivos a corto plazo en vez de la agilidad a largo plazo.
  • La comodidad de ser dirigidos. No todo es culpa de los directivos. Los dirigidos también tienen su cuota de responsabilidad. Para muchos, es muy cómodo seguir en modelos de trabajo paternalistas donde la responsabilidad la tiene otro para no asumir nuestra propia cuota de responsabilidad.
  • Prácticas de copia y pega. Muchas organizaciones no deciden hacer un análisis profundo de su capital humano, directamente aplican lo que ya hacen otros, sin pensar si es el modelo adecuado para la empresa.
  • Recursos humanos. Recursos humanos es una función que tiene la oportunidad de ser un agente de cambio, tiene una oportunidad para hacer posible esa transformación. Sin embargo, lo común, es encontrar departamentos de recursos humanos actuar como un freno, más que como un catalizador.

Para cambiar de dirección hay que:

  • Mirar fuera. Investigar y descubrir qué está pasando en el mercado.
  • Mirar dentro. Entender, reflexionar sobre en qué punto se encuentra la empresa.
  • Valorar el riesgo que corremos. Valor el riesgo que corremos por no cambiar como empresa y como trabajador.
  • Arrancar. No solo hay que arrancar, hay que acelerar. El mundo está cambiando muy rápido.

“Dirigir esclavos es fácil, gobernar hombres libres es más difícil, pero más satisfactorio y duradero” Aristóteles

Summary
Los retos de dirigir personas en un mundo en red
Article Name
Los retos de dirigir personas en un mundo en red
Description
Resumen Master Class de Santi Garcia con título "Los retos de dirigir personas en un mundo en red" en el canal de YouTube TEDxTalks
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *