Inicio » Desarrollo personal » Sigue al corazón, no a la razón

Sigue al corazón, no a la razón

Resumen Master Class: Sigue al corazón, no a la razón

Resumen Master Class de Emilio Duró con título “90 minutos con el talento” en el canal de YouTube.

Las dificultades son ciertas y el miedo es una opción

¿Por qué hay gente en la vida que le va todo bien y hay gente en la vida que le va todo mal? ¿Por qué hay gente más rica y más infeliz, que otros que no tienen nada?

Las empresas están cambiando, por fin, se han dado cuenta que hay que fichar talento. Buscar talento es buscar un trabajador más independiente, más productivo, con mayor capacidad de trabajo, más feliz y alegre.

¿Por qué la sociedad que vive mejor que nunca, vive peor? Ver el telediario y leer los periódicos dan ganas de tirarte por el balcón. Antes, nuestros abuelos, con mucho menos, eran mucho más felices que nosotros. El gran problema al que nos enfrentamos es que se ha prolongado los años de vida, cerca de 30-40 años más, y no estamos preparado para ello. El gran reto de la sociedad es poner vida a los años.

Actualmente, un alto porcentaje de directivos tienen una edad muy avanzada, con un escaso conocimiento en materia de nuevas tecnologías, un motivo por el que pequeña empresas, con personal especializado, pueden comerse el mercado de una empresa veterana muy consolidada.

La educación se ha centrado especialmente en la difusión de conocimientos, cuando la realidad es que las personas que destacan es porque tienen capacidad para enfrentarse a los retos diarios que se presentan, denominado el coeficiente de optimismo. El coeficiente del optimismo esta relacionado, no para medir qué feliz eres, sino para medir cómo actúa una persona ante un problema, se pregunta qué se puede hacer para resolverlo.

Solemos utilizar la expresión: me han suspendido (un tercero) o he aprobado (primera persona). Cuando suspendes es porque ha habido un complot del sistema educativo contra ti. Hay que apostar por un cambio en el modelo educativo, hay que apostar por un cambio en el modelo de las empresas. Hay que fichar a personas que vean la vida de un modo diferente: gente que ante las dificultades diga “qué se puede hacer“, gente que sonría.

Hemos hecho de la tristeza una profesión: Si disfrutas y te diviertes es que no haces bien tu trabajo, hemos perdido la capacidad de soñar, si montas una empresa siempre hay alguien que te dice “no te saldrá”. Al 85% de las personas le gusta tener su propio negocio, pero no lo ha tenido nunca.

Emprende tú que yo me encargo de la crítica. Hay que ponerle una sonrisa a la vida. Hay que cambiar la cultura de la crítica, del todo está mal. Hay que empezar a valorar aquello que tenemos, las grandes ventajas que no tuvieron nuestros antepasados, disfrutar los pequeños momentos. Deja de ver las noticias, solo consiguen llevarte a un mundo derrotista.

El principal motivo del fracaso en la vida es el miedo. Hay gente que se excita con un balance. ¿Por qué quieres tener una empresa si estás todo el día de mal humor? No te preocupes por la empresa, más tarde o más temprano, la empresa quebrará. Menos del 5% de las empresas viven más de 30 años. Viviendo 100 años da tiempo a crear una empresa, desarrollarla y hundiría sin necesidad de segunda, ni tercera generación.

¿Qué hacer cuando estás rodeadas de personas negativas y no puedes cambiarlas? Encontrarles un trabajo y colocarlos fuera de tu empresa. En la vida se fracasa por golpes del corazón, no de la razón. No somos economistas, abogados, médicos… Lo primero de todo, antes que nada, somos personas. Como personas tenemos que tener valores, fomentar el altruismo como medio para mejorar la felicidad. La productividad está ligada a la felicidad, igual de cierto que a partir de ciertos años somos menos productivos.

Antes, si tu estudiabas en una universidad internacional de prestigio eras un triunfador. Hoy, esa afirmación se pone en duda por el alto indice de infelicidad. La primera causa de muerte de niños de 15-20 años es el suicidio. La principal causa de muerte es la depresión, depresión principalmente generada porque se ha perdido el empleo y no sé sabe por qué levantarse por las mañanas.

Tenemos que ser conscientes que necesitamos una economía donde primen los valores por encima del beneficio, el largo plazo, por el corto plazo. Las empresas tienen que ayudar al trabajador a buscar un motivo por el que vivir. Hay que cambiar el modelo productivo, un modelo productivo donde la persona tiene mucho que decir, no se puede competir siempre, a todas horas, en todo lugar. El exceso de competición agota. El dicho “si no te desarrollas, te quedas atrás”; quieras o no, algún día te quedarás atrás. Es imposible estar 100 años compitiendo.

Si te mantienes física y mentalmente sano, hay muchas cosas que puedes hacer, a pesar de los años. La asignatura principal de la vida es el deporte, ¿para qué vivir 100 años si llegas destrozado? El orden de prioridades debería ser:

  1. Educación
  2. Deporte
  3. Emociones

Cuanto más sabes de algo, más lo disfrutas. Quizás, no puedas levantarte cada día con la misma fuerza, pero sí puedes levantarte con un por qué cada día.

Las dificultades son ciertas y el miedo es una opción. Cuando la gente dice que aprende por sufrimiento, es mentira. El sufrimiento solo genera miedo y parálisis. La gente que tiene éxito no se pregunta “qué ha pasado”, se pregunta “qué puedo hacer”. Está muy bien innovar, pero casi seguro que es mejor copiar el modelo que funciona en otros lugaresUno es lo que piensa.

La gente optimista rinde entre un 65-100% más. La presión la tenemos todos, la presión de conseguir resultados la tenemos todos, todos tenemos problemas. ¿Qué nos diferencia? Como llevamos esa presión. Hay gente que, digas lo que digas, siempre se va a quedar con la parte negativa, y hay gente que, digas lo que digas, se va a quedar con la parte positiva.

¿El dinero da la felicidad? El dinero está hecho de pequeñas cosas. Hasta un cierto nivel de ingresos aumenta la felicidad. A partir de 2.000-2.500€ no hay una relación proporcional entre dinero y felicidad. Hay estudios que dicen que hasta los 20, la felicidad sube. De los 20 a los 50, la felicidad va bajando y, a partir de los 50, vuelve a subir porque pasas de todo.

La felicidad es relativa. Si tienes un sueldo con el que no llegas a fin de mes, tienes dos hijos que alimentar, tu pareja está en paro y tus padres enfermos, es complicado ser feliz. La pena no educa. Aquellos que dicen que la felicidad está en no hacer nada, es mentira. Todo aquello que produce sacrifico y esfuerzo genera más felicidad que aquello que se regala.

La felicidad, en una vida de 100 años, está en el valor del esfuerzo. Educar en el placer no es bueno, especialmente en los niños. El placer da felicidad temporal. La búsqueda de algo da felicidad a largo plazo. Las empresas que funcionan son aquellas que funcionan a largo plazo donde los empleados se sienten satisfechos y orgullos del trabajo que realizan.

“Aún no se a visto detrás de un féretro un camión de mudanzas” Papa Francisco

Summary
Sigue al corazón, no a la razón
Article Name
Sigue al corazón, no a la razón
Description
Resumen Master Class de Emilio Duró con título "90 minutos con el talento" en el canal de YouTube
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *