Inicio » Novelas » Secreto de confesión » Capítulo 37.- Secreto de Confesión: Quinto asalto

Capítulo 37.- Secreto de Confesión: Quinto asalto

Secreto de Confesión: Quinto asalto

La llegada del padre Sebastián se hace eterna. Qué mal tuvieron que pasarlo los franceses esperando el desembarco de Normandía por las fuerzas aliadas. Igual que le sucede al escritor novel, espera desesperado la primera respuesta afirmativa de una editorial tras recibir innumerables rechazos.

Cierro los ojos. No quiero memorizar más detalles de los hechos producidos en el pasaje del terror. Bastante tengo con aprender a convivir con lo sucedido.

¿Qué hacer con mi vida? No seguiré desperdiciándola apoyado en la barra de un bar. El tiempo, no el oro, es el bien más preciado del planeta. Bien del que dispongo bastantes recursos.

No iniciaré el plan de caza hasta estar preparado. Requiero adiestramiento y formación técnica. Tengo los datos y las cuentas, desconozco el mecanismo para acceder y disponer libremente del dinero.

Cuidaré y estaré al lado de mi madre. La trataré como la reina que es. Se entrega en cuerpo y alma a cuidarme. Ya es hora de corresponder con la misma generosidad. Prefiero ser un perdedor, un don nadie, a un mentiroso sin patria, ni hogar. Cuando muera, recorreré tierra, mar y aire para dar caza a mis enemigos. Mientras vivan, no podré vivir en paz. Alexandra vigilará en la sombra. Utilizará a Nikolái para ello. Carezco de su experiencia en asuntos turbios.

Soy buen aprendiz. Pocos hubieran sobrevivido a un primer examen tan duro y exigente sin secuelas físicas permanentes. Mi instinto de supervivencia siempre ha ido por delante de los acontecimientos. Lo hizo escondiendo el pendrive debajo del trasero de Jesús el taxista. Lo volvió a hacer quemando los papeles en el cuarto de baño del hotel y no visitando a Alexandra después de recibirlos.

Ponerme en contacto con Pedro J. y Ferreras ha sido otra prueba más de mi capacidad para sobrevivir a situaciones extremas. La técnica del silencio, actuar como si nada de esto hubiera sucedido, es el aprendizaje más importante y complicado al que he de enfrentarme a partir de ahora.

Escucho sonidos llegados desde la escalera de caracol. El cuerpo se tensa, se pone en guardia para recibir cualquier imprevisto. Puede ser el padre Sebastián, como algún trabajador de la finca alertado por tanto movimiento.

–¿Quién va?

–¿Mario?

El séptimo de caballería llega a socorrerme. Escuchar al padre Sebastián irradia un soplo de esperanza y alegría después de tanta barbarie sufrida en la habitación donde espero sentado. Su voz logra que el pasaje del terror comience a ser un recuerdo del pasado.

–No pises la sangre –indico al padre Sebastián, detenido en el umbral de la puerta.

–¿Qué cojones ha pasado aquí? –pregunta con una mueca de asco y desprecio por el escenario encontrado sin previo aviso. Me ayuda a salir de la habitación y nos sentamos en la bodega para ponerle al día de todo lo acontecido. La historia de los marqueses de Tomares, los asesinatos, el suicidio de la chica pelirroja en el Puente de San Telmo, la muerte de Cayetana y Carlos Alba, quiénes son Nikolái y Alexandra, y la relación mantenida con el padre Andrés–. Ya veo. La bebida siempre fue el Talón de Aquiles de Andres. Esa tal Alexandra lo descubrió y lo utilizó en su favor. Has debido pasarlo bastante mal.

Agradezco la actitud mostrada. Otro, hubiera gritado, abofeteado e incluso llamado a la policía. Él, sin embargo, intenta calmarme, mimarme, descubrir qué ha sucedido sin hacer más preguntas de las necesarias. No le interesan los detalles macabros y morbosos.

–Solo quiero regresar a casa para darle un beso a mi madre. Aunque, tengo que confesarte, temo a su tercera pierna cuando vea que me he vuelto a pelear en menos de cuarenta y ocho horas. –El padre Sebastián ríe el comentario.

–¿Es cierta la fama que persigue a tu madre?

–No lo sabes bien.

–¿Necesitas coger algo de la habitación? –Dudo si visitar por última vez el pasaje del terror. No, es hora de mirar al futuro.

Confesión autorizada. Te escucho

Capítulo 38.- Secreto de Confesión: Sexto asalto

Summary
Capítulo 37.- Secreto de Confesión: Quinto asalto
Article Name
Capítulo 37.- Secreto de Confesión: Quinto asalto
Description
Me llamo Mario Conde y soy tu confesor. Si tienes un problema, te escucho
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *