Inicio » Empresa » Vender es ligar

Vender es ligar

Vender es ligar

Ligar y vender tienen el mismo objetivo: seducir a la persona que se tiene delante. ¿La única diferencia? El premio final: Con uno se busca sexo y con el otro ganar dinero. El procedimiento es el mismo. Primero, se requiere una preparación previa. Luego, una fase de entrenamiento (prueba y error) hasta obtener cierta seguridad para poder autocorrergirse.

La venta es el aspecto más importante dentro de una empresa. Si una empresa no vende, no importa lo demás, tarde o temprano cerrará. No hay más explicación. Pero, ¿por qué un departamento tan importante tiene tan mala fama? Porque las empresas, en líneas generales, tratan al departamento de ventas como repudiados. En España, la mayoría de las empresas tratan a los comerciales como basura, gente de continuo relevo y en condiciones, en ocasiones, inhumanas. Los lanzan a la calle a chupar rueda sin una formación previa y un producto, en ocasiones, más que dudoso.

¿Si el producto es tan malo, por qué deciden las personas trabajar en departamentos así? Se llama factor necesidad. Igual que sucede un sábado por la noche, a las tres de la madrugada, con cinco copas encima. El cuerpo te pide sexo, el resto es secundario. Ligar y vender es lo mismo. Dependiendo de la necesidad, podrás elegir o pagar.

Un buen cliente, como un buen ligue, requiere tiempo (salvo excepción, donde se junta los astros y haces un Home-Run sin hacerlo buscado). No existe cliente bueno que se consolide de la noche a la mañana. Primero, tienes que generar confianza, demostrar que sabes de lo que hablas, mostrar interés, hacer que lo escuchas. Si quieres ligar, no puedes llegar a alguien, presentarte y hablar de lo bueno que eres. Lo más seguro es que te despache antes de cinco minutos. El éxito del ligoteo y de las ventas está en saber escuchar, hacer creer al otro que lleva la iniciativa y que le importas. Si entras a vender, o a ligar, con el ego como bandera, la chulería puede darte una buena patada en los cojones.

De hecho, muchos vendedores, los buenos, invierten a medio plazo. Ya no venden directamente, buscan generar conversación, intercambio de información, generar la confianza suficiente para que, cuando presentes tu producto no lo miren con cara rara. Las empresas que no vean los departamentos de ventas como un trabajo mixto a corto-medio plazo, y solo lo vean como un servicio a corto, pueden estar labrando la peor campaña de publicidad. No hay nada peor para una empresa que un centenar de ex-empleados cabreados e indignados. Son como las ex, que una hable mal de ti, es normal. Dos, bueno, tiene un pase. Tres, la cosa ya empieza a oler mal. Más de tres, chacho, de ti no me fío, algo raro hay.

Muchas empresas, con su política agresiva de ventas, ha destruido el maravilloso mundo de las ventas, el contacto directo con el cliente. Nadie mejor que el departamento de ventas para saber las verdaderas necesidades de los clientes.

Algo similar sucede con el arte de ligar. Aplicaciones móviles y redes sociales, están eliminando el placer de conquistar al otro. Si el premio se recibe pronto, si solo tienes que pulsar una tecla y decir un par de frases genéricas, el premio no es valorado. Un premio fácil no es un premio. Una venta fácil no se valora. Un ligue fácil no se valora. El esfuerzo y la ganas de superación es lo que marca la diferencia, es la fuerza que motiva a volver a intentarlo. Si te acostumbras a recoger un premio sin esfuerzo, en poco tiempo te sentirás insatisfecho y tu rendimiento disminuirá. Disminuye porque lo excepcional se convierte en rutina. Disminuye porque, sin quererlo, necesitas retos más altos para sentirse satisfecho. Disminuye porque poco a poco te generas una expectativas que no son reales.

Todo esto te lleva a la precipitación y la exageración. Si antes eras una persona interesante, ahora eres un tipo insoportable. Sin quererlo, has introducido factores como la ansiedad en tu rutina diaria. Has generado, sin quererlo, una adicción a la recompensa inmediata y un fuerte miedo al rechazo. Así, se consigue un despido a pesar de ser el mejor vendedor de la empresa. Así, te ponen en la lista de personas no gratas en un evento.

Ligar y vender es un arte, por mucho que algunos traten de acelerar los procesos, es el arte de la conquista, el arte de hacer sentir especial al otro, hacer que se sienta valorado. Si vas acelerado, con prisas, mirando la hora y repitiendo una y otra vez “firma aquí” o “nos vamos a mi casa a tomar la última“, el miedo al rechazo se convertirá en una realidad, y aquellos que te rodean (familia, pareja, amigos) sufrirán las consecuencias. Si no me crees, piensa en esos amigos que siempre se están quejando, que solo hablan de lo mal que le va la vida y que todo lo malo le pasan a ell@s. Algunos pueden definirlo como personas tóxicas, yo prefiero decir que sufren de ansiedad y un fuerte miedo al fracaso.

Igual que las mujeres huelen al hombre desesperado, el cliente huele al comercial desesperado. Gracias a las grandes compañías de telecomunicaciones, tenemos ejemplos reales de sobra de cómo no debe ser un comercial. Algo similar sucede con los expertos en ligues que se promocionan en YouTube, si le entras a 500 mujeres en un día, estadísticamente, al menos 1 puede que te diga que si. Evidentemente, solo subes a tu canal el éxito, el 99% de los fracasos no existen. El éxito no está en conseguir 1 venta de 500 acciones, está en alcanzar el objetivo 1-1, 1 acción, 1 venta. En el arte de ligar, como en el arte de vender, la calidad siempre tiene que estar por encima de la cantidad. Si inviertes en calidad, los costes se reducirán a medio plazo. Si inviertes en cantidad, siempre tendrás que invertir grandes sumas de dinero para mantener tu posición (costes que puede verse incrementados si entra un nuevo competidor, más atractivo, a jugar).

¿Cómo seduces a la persona que tienes delante?

Summary
Vender es ligar
Article Name
Vender es ligar
Description
¿Cómo seduces a la persona que tienes delante?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *