Inicio » Novelas » Secreto de confesión » Capítulo 31.- Secreto de Confesión: Sesión de coaching

Capítulo 31.- Secreto de Confesión: Sesión de coaching

Secreto de Confesión: Sesión de coaching

–Hola, Mario, ¿qué tal estás? –El padre Sebastián interrumpe mis reflexiones. Envuelto y perdido en mis pensamientos, no me doy cuenta que la misa ha terminado. Estamos los dos solos en la parroquia.

–Mal, para que le voy a mentir. He cometido una terrible estupidez.

–¿De qué se trata?

–¿Estamos solos?

–Sí, ya he cerrado la puerta. Creo que tenemos una conversación pendiente. Levántate. Paseemos por los pasillos de la parroquia. –Obedezco–. Andrés hablaba frecuentemente de ti y tu familia. Os tenía en gran estima. A diferencia de otras feligresas, tú y tu madre siempre habéis sido personas transparentes, sin maldad. Con los defectos propios de cualquier persona, pero limpios de corazón. Si no fuera así, ¿crees que te hubiera revelado su secreto?

–¿Lo sabes? –exclamo sorprendido.

–Le recomendé que se asegurara antes de confesarlo. El obispado no lleva precisamente bien estos casos, menos cuando puede interesar la información a la prensa. Está a la caza del más mínimo error de la Iglesia para reprocharle su actitud hipócrita frente a los problemas que la sociedad padece. Aún seguimos pidiendo perdón por los errores cometidos durante la Inquisición. Algunos piensan que tenemos una barita mágica que basta con agitarla para eliminar cualquier mal. Nuestra misión consiste en acompañar a los fieles frente al dolor y la desesperanza. Recordar que siempre existe otra opción. Algo similar a lo que tú haces en el hotel.

–¿Qué sabe usted de eso?

–Sé que te gusta escuchar los problemas de la gente y que te has metido en un buen lio sin quererlo.

–¿Puedo hacerle una pregunta delicada? Es algo que lleva carcomiéndome la cabeza desde ayer.

–Claro.

–¿De qué murió el padre Andrés?

–Muerte natural, ¿por qué lo preguntas?

–Tengo la sensación de que fue asesinado.

–¿Qué te hace pensar eso? –Aprecio duda en sus palabras.

–Los médicos dicen que falleció en torno a la media noche. Yo le vi con vida pasadas las tres de la madrugada. Luego, está el asunto de las huellas en la explanada delante de la sacristía, donde aparcan los vehículos. La arena estaba húmeda esa noche. Pude apreciar al día siguiente las huellas que dejé cuando caí avergonzado por el rapapolvo con el que me expulso de la parroquia, junto con otras huellas producidas por un zapato de tacón. Mantengo la sospecha, pienso que Cayetana Rivas estaba al otro lado de la puerta cuando llegué. Creo firmemente que fue asesinado por su chulo.

–Es muy grave la acusación que propones, ¿puedes demostrarlo? ¿Tienes alguna prueba que confirme tu teoría? –Las palabras del padre Sebastián no reflejan sorpresa. Es un interrogatorio para conocer mi opinión y mi postura sobre lo acontecido.

–Mi única prueba es su actitud conmigo aquella noche y su deseo de ponerme en contacto con usted para encauzar mi vida.

–¿Eso te dijo? ¿Qué acudieras a mí? ¿Por qué crees que lo hizo?

–Sinceramente, lo desconozco. Pensé que tenías algo que darme, alguna pista que ayudara a delatar y descubrir a Cayetana para poder poner fin al peligroso juego en el que me tiene preso.

–¿También has caído en sus redes? –Me estoy cansando del juego de preguntas abiertas. Por desgracia, no me sobra el tiempo.

–Padre, estoy metido en un buen lío que espero poder solucionar esta noche. No tengo tiempo para sesiones de coaching.

–Se que tienes buena memoria. Apréndete mi teléfono. –Es un número sencillo, compuesto por la repetición de tres números–. Llámame si te encuentras en peligro. Acudiré a ayudarte, cuento con buenas habilidades para escapar de situaciones difíciles.

–¿Y lo del padre Andrés?

–Pon orden en casa. Luego, te confesaré la verdad.

Confesión autorizada. Te escucho

Capítulo 32.- Secreto de Confesión: La bodega

Summary
Capítulo 31.- Secreto de Confesión: Sesión de coaching
Article Name
Capítulo 31.- Secreto de Confesión: Sesión de coaching
Description
Me llamo Mario Conde y soy tu confesor. Si tienes un problema, te escucho
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *