Inicio » Novelas » Secreto de Confesión » Capítulo 29.- Secreto de Confesión: Black Board International

Capítulo 29.- Secreto de Confesión: Black Board International

Secreto de Confesión: Black Board International

Pensaba que sería mucho más difícil contactar con ellos. Tarde menos de media hora en hablar con los dos. Pronunciar el nombre de la sociedad Black Board International, con sede en Panamá, ha ayudado a saltar bastantes filtros. Ferreras es más directo, a Pedro J. le interesa descubrir el origen de mis fuentes.

Detallar la información conocida sobre esta empresa fantasma me ha supuesto perder diez millones de euros. He acordado con ambos seguir ofreciendo información con la condición de publicar inmediatamente la noticia en todos los medios a su alcance.

Desde el campamento base de casa, con el ordenador y el Mac encendidos, espero mi entrada en los famosos círculos de poder ocultos detrás de las Instituciones Públicas del Estado.

La noticia no se hace esperar, es buena exclusiva para subir la audiencia. El Español publica en la cabecera de su web un artículo sobre el descubrimiento de una empresa que desvía subvenciones, destinadas a cooperación internacional en El Salvador, por valor superior a diez millones de euros, a comprar terrenos y plantar cítricos en Argentina. La misma notica es comentada como exclusiva en el programa Más vale tarde presentado por Mamen Mendizabal.

El S.O.S. circula en antena sobre las siete de la tarde. Hora perfecta para que los periodistas acudan al Congreso de los Diputados a buscar respuestas para el telediario de la noche.

Sinceramente, desconozco a que se dedica Black Board International, abreviada en los papeles como BBI. Conozco sus datos fiscales, números de cuenta y algunos movimientos importantes. Los conceptos de los movimientos y el fin social de su creación es obra y magia de los nuevos periodistas metidos a detectives por culpa de tanta corrupción. Si la noticia ha tardado tan poco tiempo en salir a la luz pública es porque ya estaban tras la pista de ella. Desde que se produjo el Consorcio Internacional de Periodistas, por los famosos Papeles de Panamá, la información fluye a mayor velocidad entre ellos.

Nada más se puede hacer. Toca esperar la llamada de Cayetana para renegociar las condiciones. Creía tener nervios de acero, pero la tranquilidad inicial desaparece a cada minuto que transcurre sin que suceda nada. Ya me conozco cada palmo del jardín, ¿cuántas veces he contado los pasos a lo ancho y largo de la casa? Prefiero no saberlo.

El vibrador del móvil actúa de relajante muscular.

–¿Qué has hecho? –El nerviosismo de Cayetana es evidente. Escuchar su voz es suficiente para percibir que le ha caído una buena bronca por parte de los clientes–. Nikolái le cortará el cuello a tu madre si haces otra tontería.

–Mira Cayetana, esto no funciona así. Ambos sabemos que estás en un callejón sin salida. Suelta a mi madre y no seguiré filtrando información a la prensa.

–¿Y qué sucederá cuando te quedes sin empresas?

No he barajado esa opción. Cayetana ha descubierto el farol de la manera más tonta. Si filtro el nombre de todas las empresas, me quedo sin cartas para jugar. El contenido del pendrive no está disponible para apostar. Debo buscar una alternativa. Un intercambio en terreno neutral para sellar una paz temporal que sirva para alejar a mi madre de este absurdo mundo maquiavélico.

–Te propongo una tregua.

–No estás en disposición de proponer nada. Te quedan menos de tres horas.

–Llegaré a las diez de la noche al palacio los marqueses de Tomares para negociar las condiciones de una tregua beneficiosa para ambos. Ni a ti te conviene ponerte dura, ni a mi terco. Trae a mi madre. Si no la veo sana y salva, consideraré que no quieres negociar, estando libre de hacer lo que me plazca con la información que obra en mi poder.

Cuelgo antes de recibir replica por parte de Cayetana. Seguidamente, llamo a Carlos Alba, pero no obtengo respuesta. Lo intento en varias ocasiones, en ninguna consigo hablar con él.

¿Qué hacer hasta las diez de la noche? La misa en la parroquia va a comenzar. Acudir sería el consejo ofrecido por mi madre. Redimirme, pedir perdón y regresar al camino de la humildad.

Tocar el dinero, sin haberme esforzado, me ha transformado en una persona soberbia y vanidosa. He olvidado, en el tiempo que se pestañea, mis raíces, quién soy y de dónde provengo. He escupido y orinado en el sello familiar sin pensar, ni meditar, las consecuencias de mis actos.

El combate está próximo. Los tambores se escuchan a lo lejos. El uniforme de combate está dispuesto, el armamento calibrado. La última copa es servida con el cariño de saber que puede ser la última. El silencio inunda la casa. Disfruto de cada sorbo en la entrada, santuario del cuadro a tamaño natural de mi madre.

Saldré por la puerta y regresaré victorioso o nunca más volveré. La caja, una cama o la silla de ruedas. Acepto cualquiera de ellas a cambio de traer de vuelta a la dueña de esta casa.

El padre Andrés decía que el carácter se forja en las adversidades, comprobándose la valentía y la cobardía de los hombres. Las palabras desaparecen, llega el momento de comprobar si puedo soportar el dolor, la humillación y el distanciamiento.

Comienzo a sentirme solo, huérfano. La casa sin mi madre es un cementerio, una cárcel de lujo. Este no es el estilo de vida soñado cuando me acosté loco de contento por mi nueva fortuna.

Enciendo el último cigarro. El casino del diablo remata los últimos preparativos para el combate del siglo. ¿Cómo finalizará? ¿Quién asestará el último golpe? ¿Estará Carlos Alba dispuesto a asumir su parte del trato? Si da un paso atrás, llega a un acuerdo mejor con Cayetana, mi situación se verá bastante comprometida.

El viejo reloj de pie de la bisabuela marca las ocho de la tarde. Es hora de partir. No llegaré al principio de la misa, si tendré tiempo suficiente para confesar y pedir perdón por los males ocasionados.

Confesión autorizada. Te escucho.

Capítulo 30.- Secreto de Confesión: Alianza frustrada

Summary
Capítulo 29.- Secreto de Confesión: Black Board International
Article Name
Capítulo 29.- Secreto de Confesión: Black Board International
Description
Me llamo Mario Conde y soy tu confesor. Si tienes un problema, te escucho
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *