Inicio » Motivación » El efecto actitud

El efecto actitud

Resumen Master Class: El efecto actitud

Resumen Master Class de Victor Kuppers con título “El efecto actitud” en el programa La Sexta Noche.

¿Somos una sociedad sin ilusión?

¿Has probado a jugar qué transmiten las personas? Sin conocerlas, eres capaz de adivinar si es una persona alegre, triste, motivada o desmotivada. Paseando por la calle, últimamente se ven a muchas personas tristes y desmotivadas, un problema que se incrementa porque muchos consideran que es lo normal. Crisis, paro, corrupción y recortes parecen que son los únicos temas de nuestro día a día. Estamos en un momento donde hay que trabajar mucho más para ganar mucho menos.

Estamos muy tarados como sociedad. El problema se incrementa cuando uno está tarado y vive rodeado de tarados, uno no se da cuenta que está tarado. Nos hemos acostumbrado a no sonreír por la calle. Nos hemos vuelto mustios. Nos hemos acostumbrado a no saludar. Lo peor de todo es que hemos asentado estas costumbres como algo normal.

Vivimos en una sociedad que quiere todo rápido, todo tiene que ser urgente. Imagen potenciada por las continuas noticias negativas que recibimos por la televisión, el móvil y las conversaciones mantenidas por otros, propagando el virus del ¡ufff! Mucha gente va por la vida con una actitud de desánimo y de desilusión. Cuando uno vive con esta actitud tiene que saber que vive como un mediocre.

El estado de una persona tiene que ser ir chutado, estar contento, positivo, estar feliz. Que este estado no sea lo habitual no quiere decir que no sea lo normal. Ante un entorno tan complicado hay dos opciones:

  1. Resignarte, conformarte, tirar la toalla, dejarte llevar.
  2. Luchar contra corriente para vivir con ilusión, con alegría.

Todo el mundo se merece vivir alegre. Cuando uno va alegre, la vida es fantástica. Cuando uno va hasta las narices, la vida es una mierda. Cuando una persona va alegre, va alegre como profesional, como padre, como pareja, como amigo y como hijo. Nuestro proyecto con mayúsculas es nuestra familia. Sin embargo, muchos, el poco ánimo que tienen lo gastan trabajando y llegan a casa sin ganas de hacer nada. Uno se puede desanimar, es algo normal, pero tiene que ser algo puntual.

La vida nos pone muchísimos problemas, pero el desánimo tiene que ser algo puntual. Hay que saber diferenciar entre drama y una circunstancia adversa. Cuando el desánimo es perenne, uno van sin ganas por la vida, uno tiene el deber moral de reaccionar porque:

  1. No se merece ese estado de muerto ambulante.
  2. El estado de ánimo es algo que depende de nosotros. El entorno influye, pero uno es responsable de su estado de ánimo.

Hay 2 tipos de problemas:

  1. Dramas: Los dramas son cosas muy concretas y puntuales (un fallecimiento, una enfermedad muy grave de un ser querido…). Cuando uno sufre un drama tiene todo el derecho a ir desanimado, es lo normal.
  2. Circunstancias adversas: El problema viene cuando las personas no tienen dramas, pero se los inventan.

Cuando una persona no tiene drama, tiene 2 obligaciones:

  1. Ayudar a las personas que están atravesando un drama. Como sociedad nos hemos vuelto insensibles al sufrimiento ajeno, tenemos que recuperar la capacidad de ayudar a otros, ser más altruistas. Hay muchas maneras de ayudar.
  2. No perder la alegría por causas menores.

¿Cuánto vales como persona? V = (C + h) x a

  • V = Valor como persona
  • C = Conocimientos
  • h = habilidad / experiencia
  • a = actitud / tu manera de ser

Los conocimientos y las habilidades suman, la actitud multiplica tu valor como persona. La diferencia entre el crack y el mediocre no son los conocimientos, ni las habilidades, es la actitud.  Uno no es una persona fantástica por lo que ha estudiado. Uno no es una persona fantástica por el cargo que tiene. Uno es una persona fantástica por su manera de ser. Todas las personas fantásticas tienen una forma de ser fantástica. Todas las personas de mierda tienen una forma de ser de mierda. Con esto, no se quiere decir que los conocimientos y las habilidades no importen. No hay nada peor en la vida que un inútil muy motivado. ¿Cómo eliges a los amigos? Por su manera de ser, no por sus conocimientos, ni su experiencia. Nadie elige a los amigos por el curriculum.

¿Cómo se puede mejorar la actitud?

Cuando una persona pierde el ánimo, pierde su forma de ser. Para cambiar esta situación:

  1. Hay que ser consciente, el entorno no es el adecuado.
  2. Uno tiene el deber de hacer cambios.
  3. No te puedes conformar.

La responsabilidad social de la empresa es cuidar a las personas que trabajan allí. Hay que cuidar y velar por el estado de las personas que trabajan en una empresa. Necesitamos gente que ilusionen. Necesitamos políticos que ilusionen. Necesitamos jefes que ilusionen. Necesitamos profesionales que ilusionen.

Hay que aprender a relativizar los problemas sin hacer demagogia. No todo es un drama, no todo es un gran problema. Hay que aprender a agradecer lo que uno tiene. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Ultimamente nos dedicamos a complicarnos mucho la vida. Ahora parece que para ser feliz uno tiene que ser el mejor en todas las facetas de la vida. Uno tiene que aprender a ver el lado positivo de las cosas.

Hay que aprender a relativizar los problemas

Summary
El efecto actitud
Article Name
El efecto actitud
Description
Resumen Master Class de Victor Kuppers con título "El efecto actitud" en el programa La Sexta Noche
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *