Inicio » Desarrollo personal » ¿Por qué quieres ser más inteligente?

¿Por qué quieres ser más inteligente?

¿Por qué quieres ser más inteligente?

¿Por qué quieres ser más inteligente? ¿Qué te motiva a querer saber más de la cuenta? ¿Por qué dedicas largas horas a estudiar? ¿Es por una cuestión personal o es por mero reconocimiento social?

Dejarse arrastrar, hacer aquello que puede aportar mayor reconocimiento social no siempre es lo que uno deseo. De hecho, en muchas ocasiones, es ir en contra de uno mismo. Abandonamos los sueños, aparcamos nuestros talentos en pos de una falsa seguridad.

Nos juramos que no es un adiós, solo un hasta luego. Pensamos, ingenuamente, que pronto retomaremos el camino. Un camino que se marchita, un camino que se difumina con el paso de los años. Un camino que deja de ser real, un mero recuerdo, una ilusión pasada que vuelve de vez en cuando mientras dormirnos para recordar que no tuvimos valor, que no fuimos valientes y que no apostamos por aquella persona que queríamos ser.

Nos conformamos con la seguridad que aporta un sueldo. Justificamos la falta de tiempo para ser quienes queremos ser porque estoy cansado. Justificar, justificar, justificar. Nos pasamos la vida justificando porque hacemos las cosas. La excusa es una aplicación del móvil que te consuela, que justifica no querer dar un paso más.

Párate a pensar quién eres, por qué haces lo que haces, qué te anima a levantarte cada mañana. ¿Por qué quieres ser más inteligente? ¿Crees que un título te hace mejor persona? ¿Saber más idioma te hace más interesante? Si no te quieres, si no te valoras, si no explotas las cualidades que te definen, solo puedes ofrecer parte de tu potencial.

No importa que no sepas de geopolítica, no importa que no te sepas los nombres de los jugadores del Real Madrid, no importa que no haya leído el Quijote. Nada importa, todo es relativo y secundario si sabes quién eres y qué quieres conseguir. Cuando uno sabe lo que quiere, no le importa las tonterías que dice Donald Trump para no parecer un presidente inepto. Cuando uno sabe lo que quiere, no le importa quien ganará la liga. Cuando uno sabe lo que quiere, no distingue el fin de semana de un día de trabajo. El trabajo es un hobby.

Cuando amas aquello que haces, no hay quien te detenga. Día a día das pequeños pasos. Día a día apartas los objetos que no necesitas, apagas la televisión, no lees periódicos, ni pierdes el tiempo en el muro de Facebook. Cuando amas aquello que haces, el tiempo siempre es escaso, la noche es un lugar mágico donde las ideas fluyen, la madrugada es el silencio previo de una gran historia, el viaje en el metro es un banco de pruebas inigualable. Cuando amas lo que haces, aprovechas cada segundo para retroalimentarte de las cosas que te rodea.

La pasión te hace fuerte. En ocasiones, es un arma de doble filo, puede impedirte parar a tiempo, no ser consciente que circulas directo a un barranco a 120 km/h sin frenos. Los frenos del coche es nuestra inteligencia.

Inteligencia es parar a tiempo. Inteligencia es saber decir no. Inteligencia es solicitar tres días para pensar la oferta que te acaban de presentar. Inteligencia no es un título. Un título es un papel que se cuelga en la pared o se olvida en el cajón de casa de tus padres. Inteligencia es saber aplicar, poner en práctica, el concepto aprendido. Concepto que no se aplica es una perdida de tiempo. Un curso cuyos conocimientos no los aplicas es una pérdida de dinero.

La información vuela, desaparece si no la tienes controlada. No puedes estar al tanto de la próxima guerra en Corea del Norte, las elecciones en Inglaterra, el final de la Liga, la posible aprobación de los presupuestos, la operación Lezo, las tensiones internas en Venezuela, y al mismo tiempo, tener tiempo para las cosas importante.

Desconecta. Para. Entrena olvidar información que no te hace mejor persona. Ser el miembro del grupo que más sabe de futbol no te hace una persona inteligente. Tener siempre razón en una comida familiar no te hace ser una persona inteligente. Ser una persona inteligente es saber escuchar. Ser inteligente es mantener la boca cerrada. Ser inteligente es desconectar, romper la cadena de rum rum que no te permite salir de casa sin el teléfono móvil.

¿Por qué quieres ser más inteligente? Leer muchos artículos en Internet no te hace más inteligente. Leer dos libros a la semana no te hace más inteligente. Inteligencia es sacar el máximo provecho a los recursos disponibles. Si eres agricultor y ha sido un año de sequía, sacar la cosecha que te permita vivir a ti y a tu familia, te hace ser una persona inteligente. Si te detectan un cáncer y aprendes a saborear el calor que te aportan quienes te rodean, eso te hace inteligente.

La inteligencia es un bien intangible que no se puede medir. Existen diversos tipos de inteligencia, ¿cuál es la tuya? ¿Qué te diferencia de los demás? ¿Cuál es ese talento oculto que despierta una pasión que nadie, salvo tú, puedes controlar y potenciar? Si sabes responder a esta pregunta, eres una persona inteligente. Todo lo demás es publicidad de una Escuela de Negocios para que te matricules en algún curso. Si no sabes quién eres, qué se te da bien y qué quieres conseguir, no puedes ser una persona inteligente.

La inteligencia no es un título que se cuelga en la pared

Summary
¿Por qué quieres ser más inteligente?
Article Name
¿Por qué quieres ser más inteligente?
Description
La inteligencia no es un título que se cuelga en la pared
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *