Inicio » Motivación » Me siento un fracasado

Me siento un fracasado

Me siento un fracasado

No se que me sucede, pero, últimamente, me siento un fracasado. Me siento un fracasado porque nada me sale como quisiera. Me siento un fracaso porque no alcanzo los objetivos marcados. Me siento un fracasado porque no consigo bajar de peso. Me siente un fracasado porque nadie me entiende. Me siento un… ¡STOP! ¡PARA AHORA MISMO! ¡DEJA DE AUTOCASTIGARTE!

¿De qué te sirve autoflagelarte y pensar constantemente en problemas que no han sucedido? ¿A qué se debe el miedo que tienes al futuro? ¿Qué te impide disfrutar el día de hoy? La lluvia y el frío no son tus enemigos. Tú eres tu mayor aliado y más duro contrincante. ¿Qué ves cuando te miras en el espejo? ¿Ves a un triunfador o ves a un perdedor? Aquello que tu veas, será aquello que transmitas. Si tu no crees en ti, nadie más lo hará.

No existen recetas mágicas contra el fracaso, la derrota y la decepción. Todas ellas forman parte de la vida, igual que cualquier parte del cuerpo. La vida no es un arco iris, por mucho que se repita en libros de autoayuda, Coach y videos de Internet. La vida tiene sus momentos buenos y sus momentos malos. Los buenos, son fáciles de llevar. Es en los momentos malos dónde se ve de qué estas hecho: si tienes aguante, estómago, templanza, frialdad para tomar decisiones. Si eres un líder, un jefe, un tirano, un trabajador o alguien que merece ser despedido.

Si no luchas por aquello en lo que crees, ¿de qué te quejas? ¿Estás dispuesto a trabajar 16 horas para alcanzar tus sueños? ¿Estas dispuesto a trabajar todos los días para alcanzar tus sueños? ¿Estás dispuesto a renunciar a fiestas para trabajar y alcanzar tus sueños? Los sueños pueden ser ideas o realidades si decides actuar.

Actúa, actúa y actúa.

Repite, repite, repite.

Piensa en una acción que puedas repetir todos los días. Una acción que no conlleve más de 15 minutos. ¿No tienes 15 minutos al día para dedicarle a tu sueño? Entonces, eres un fracasado. No vale la excusa de que tienes hijos, que tienes mucho que estudiar, que los problemas te sobrepasan. ¡Tienes más de 15 putos minutos al día para dedicarle a tus sueños! ¿Cuántas horas dedicas al día a leer el muro de Facebook? Deja de excusarte, aprieta el culo y utiliza esta técnica para mejorar la constancia, la disciplina y la capacidad para conseguir objetivos.

Si estas decidido a cumplir tus sueños, antes de seguir, tienes que saber que alcanzar tus sueños es una larga guerra personal con uno mismo. En una película, el protagonista pasa de pobre a rico en cinco minutos. Tú vas a necesitar 3-5 años. Lo vuelvo a repetir, no hay fórmula mágica, ni atajos. Alcanzar los sueños es recorrer el camino más complicado. Alcanzar los sueños es saber decir que no. Alcanzar los sueños es luchar contigo mismo.

Si tienes claro los tres conceptos:

  1. ¿Cuál es mi sueño?
  2. Voy a dedicar 15 minutos todos los día a mi sueño.
  3. Alcanzar mi sueño es un objetivo a largo plazo.

Ya has dado el primer paso para que tu sueño se haga realidad. Repite cada día la misma acción durante el mismo periodo de tiempo. No busques la perfección, busca conseguir el mayor número de repeticiones en el mismo periodo de tiempo. Alcanzar los sueños no es encerrarte un día y luego no hacer nada durante una semana. Alcanzar los sueños es hacer más veces la misma acción en el menor tiempo posible.

Empieza con 15 minutos, no más. Espera, en la primera fase no se busca ser bueno en algo. El primer paso para alcanzar un sueño es introducir una conducta en la agenda diaria, es por ello que solo le dedicamos 15 minutos al día. Si puede ser a la misma hora del día, mejor. Tampoco te obsesiones por la hora, tienes que estar abierto a cambios.

Durante la primera fase, no trates de saberlo todo. Es imposible. Lo único que conseguirás será frustrarte y abandonar. Empieza por una parte, nada o poca teoría, focalízate en practicar y practicar, hacer y hacer. REPETIR, REPETIR, REPETIR. Si sigues una rutina, en pocos meses descubrirás grandes cambios. Pequeñas acciones, muchas veces repetidas, permiten alcanzar sueños imposibles.

No te compares. Sabemos que es uno de los deportes favoritos, pero hacerlo solo te perjudicará. Si te comparas con alguien que está a un nivel inferior a ti, no te esforzarás. Si te comparas con alguien mejor que tú, te frustrarás. Toma como base tus propios datos, tu rendimiento es lo único que importa. El resto es basura que debes sacar de la cabeza.

Si alguien toca la guitarra mejor que tú, si alguien corre más rápido que tú, si alguien tiene más visitas a su blog que tú, no importa. De nada sirve pensar y no actuar. Todo llega, tarde o temprano, aquello que deseas sucede. Si estas dispuesto a esperar, ser constante y actuar, los frutos llegarán.

¿Qué muchas veces querrás tirar la toalla? Te lo garantizo. Una, dos, tres, cuatro y más de cinco veces te preguntarás qué coño estoy haciendo con mi vida. Todos están tumbados en la playa y yo tengo un moreno flexo nada favorecedor. Es aquí dónde se diferencia los profesionales de los amateurs, en las decisiones que se toman en estas encrucijadas que nadie, salvo tú, comprende. Es tu momento. La crisis y la falta de oportunidades es una excusa, no la realidad. Si sabes que puedes, lo conseguirás. No hables, no presumas de lo que vas a hacer. Hazlo. Que tus hazañas hablen y digan quién eres y por qué debes ser respetado.

¿Qué estás dispuesto a hacer para alcanzar tus sueños?

Summary
Me siento un fracasado
Article Name
Me siento un fracasado
Description
¿Qué estás dispuesto a hacer para alcanzar tus sueños?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *