Inicio » Marketing » 50 Sombras de…

50 Sombras de…

50 Sombras de…

Toda persona presenta dos caras, una pública y otra personal. La imagen pública, la externa, aquella que se muestra cuando quedas con amigos, estás con gente, no tiene que coincidir con la imagen personal, la imagen íntima, aquella que domina cuando estas solo.

¿Cómo actúa una persona cuando está sola? Le gusta perrear, le gusta leer un libro, le gusta limpiar, le gusta ver porno, le gusta estar tirado en el sofá sin hacer nada. ¿Qué haces cuando nadie te ve? ¿Cuál es tu secreto más inconfesable? Todos tenemos un lado oscuro. Ni somos tan bueno, ni somos tan malos. Depende de las circunstancias y de los principios de cada uno, actuaras de una u otra manera. Si tus hijos se mueren de hambre, ¿robarías para alimentarlos? Si no tienes para pagar la hipoteca, ¿mentirías en la entrevista de trabajo?

Nadie es perfecto, cada uno de nosotros somos la suma de nuestros errores y nuestros aciertos, nuestras creencias, nuestras experiencias, con quién nos relacionamos. Las redes sociales han permitido conocer más a fondo a la persona que se oculta detrás del personaje. Es curioso como personajes público que antes nos parecían atractivos, dignos, aparentemente locuaces, ahora dan la impresión de no ser nadie. Las redes sociales permiten que muchos personajes se retraten, muestren quiénes son en realidad, qué piensa y cómo actúan. Los agentes no pueden controlar la impulsividad de sus clientes y luego pasa lo que pasa. El caso más conocido y público es el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Desde su cuenta de Twitter lanza cohetes, como el famoso influencer @norcoreano. ¿Verdad o mentira? Que más da, solo importa la audiencia.

La búsqueda sedienta de audiencia, como vampiro que no ha bebido sangre en una semana, lleva a muchos a mostrar ese lado oscuro y oculto para mantener la atención. Cuando ya no sabes que hacer para mantener la atención, la autoestima sufre, se siente perjudicada y busca cualquier fórmula mágica rápida para sanarse. Es aquí cuando tiene lugar las fotografías subidas de tono, es aquí cuando atacas a un personaje famoso, es aquí cuando deseas la muerte de un niño con cáncer porque le gusta los toros.

Hay que tener cuidado con lo que se escribe en redes sociales. La gente no lo cree, pero permiten diseñar un perfil de la persona: Si es agresivo, si es sumiso, si le gusta la fiesta, si tiene la autoestima baja, si tiene ansiedad, si tiene pareja… no somos conscientes de la cantidad de información que revelamos sin darnos cuenta. De hecho, ya hay muchas empresas de selección de personal que hacen un estudio de las cuentas de redes sociales de los candidatos previa a la entrevista para saber cómo son. Los títulos van quedando, poco a poco, en un segundo lugar en una entrevista. Interesa la experiencia y la actitud del candidato, y las redes sociales muestra con un simple golpe de vista ambos casos. Las redes sociales muestran los intereses, gustos, a qué dedica el tiempo libre, con qué tipo de personas se relaciona… Te suena la expresión: ¿dime con quién estas conectado y te diré cuánto vales?

Vigila tu lado oscuro, aquello que no quieres que nadie sepa. Tu sed de audiencia puede jugarte malas pasadas, no solo en el trabajo, también en lo personal. Más de un@ a descubierto una infidelidad por redes sociales. Los secretos no se publican, los secretos no se dicen, los secretos no se escriben. Si quieres que algo no se sepa, no se lo digas a nadie.

Tu sed de audiencia puede jugarte malas pasadas

Summary
50 Sombras de...
Article Name
50 Sombras de...
Description
Tu sed de audiencia puede jugarte malas pasadas
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *