Inicio » Actualidad » ¿La moda está enferma?

¿La moda está enferma?

¿La moda está enferma?

¿La moda está enferma? Esta fue la pregunta que dio a un intenso debate el otro día con mi madre viendo el programa Corazón Corazón de TVE, mientras comíamos. El debate se centró en dos aspectos: Por un lado, las modelos; por otro, la ropa. Vayamos por partes.

¿Quién elige a las modelos?

Resulta llamativo la tendencia de las modelos fantasmas. Las modelos fantasmas son mujeres extremadamente delgadas, sin curvas, planas (sin pecho) y con caras esqueléticos. Son lo que denomino un bicho palo, una persona que se vuela con el primer golpe de aire.

¿Dónde han quedado las figuras estéticas de antaño? Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Valeria Maza, Judit Mascó… y ese largo etcétera que era la envidia del mundo de la pasarela. Entiendo que las modelos estén delgadas, presenten una figura estilizada y bien cuidada, sin grasas, ni imperfecciones. Pero de aquí, a lo que se ve, dan ganas de empezar a preguntarse que bien puede aportar este canon de belleza a la sociedad.

Que yo sepa, las mujeres no viven en un campo de concentración. ¿Por qué es lo que proyectan? Además, son inexpresivas. No transmiten nada. No se si es por imposiciones del guión o porque son así. Cuando de pequeño veía desfilar a Cindy Crawford por televisión me quedaba embobado, no hacía nada hasta que cambiaban la imagen. Hoy día, sigo comiendo tan tranquilo porque no transmiten nada, a excepción de figuras como Nieves Álvarez o Malena Costa que aún trasmiten sensualidad a través de la pequeña pantalla.

Poco a poco, el papel tradicional de una modelo está siendo reemplazado por mujeres polivalentes, capaces de realizar varios trabajos al mismo tiempo: modelo, presentadoras, actrices, embajadoras de marca… pongamos el caso de Eva Gonzalez, Pilar Rubio y Paula Echevarría.

Con esto no quiero decir que no existan modelos internacionales que te dejen sin palabras. Claro que las hay, y pueden verse algunas de ellas en los desfiles de Victoria´s Secret: Adriana Lima, Miranda Kerr,  Alexandra Ambrosio, Gisele BundchenIrina Shayk, Bar Rafaeli y compañía.

La moda debe fomentar la belleza, y la belleza es salud, bienestar y felicidad. ¿Qué canon de belleza transmite una mujer que parece que no ha comido nada en tres días? Dan ganas de invitarla a un potaje de garbanzos, en vez de a una copa. ¿Qué efectos puede producir este canon de belleza en una mujer con altas necesidades de autoestima? Nada bueno. Empezaremos por trastornos alimentarios, depresiones, ansiedad, irritabilidad… La colección de efectos negativos es un coctel molotov que está llevando a muchas personas a alimentarse a base de pollo y arroz como si estuviéramos viviendo en un campo de concentración o en una guerra.

Desconozco si esta situación se debe a una vendetta personal de los nuevos diseñadores que se creen algo y no sobreviven al paso de los años. Desconozco si es que quieren convertir a la mujer en hombre para que se asemejen más a la imagen que ellos ven cuando se miran a través del espejo. Sea la razón que sea, la sociedad no puede seguir permitiendo que la imagen a seguir de las adolescentes sea no comer y mientras más delgadas mejor. La salud de uno está por encima de la belleza. La cara es el espejo del alma, no existe belleza si la persona no es feliz.

¿Quién diseña y elige la ropa?

No solo el mundo de las modelos han entrado en crisis, algo similar parece estar sucediendo en el diseño de la moda. Atrás quedaron Armani, Oscar de la Renta, Carolina Herrera, Versace… diseñadores que simbolizaban un estilo muy personal de ver la moda, un estilo que transmitía, potenciaba la figura del hombre y de la mujer con sus diseños.

Esta vieja guardia de la moda eran humanistas, no solo diseñadores. Estudiaban arte, arquitectura, pintura, literatura… buscaban inspiración real en los pequeños detalles del arte. Los diseñadores actuales parecen que buscan la inspiración en los mercadillos de los jueves. Se creen en posesión de la verdad, cuando son estudiantes de la ignorancia. La moda es un estilo de vida, igual que la de escritor, pintor, escultor o arquitecto. Requiere de largas y largas horas de estudio para sintetizar un momento, un sentimiento, en una pieza.

Ir de tiendas y saber de ropa no te hace diseñador. Al igual que sucede con la mayoría de las profesiones, se está desprestigiando la palabra que da nombre al oficio. Los DISEÑADORES con palabras mayúsculas no nacen, se hacen con sangre, sudor y lágrimas, no con salir en televisión y opinar. El buen diseñador no habla, deja que su obra lo haga por ellos.

Esto provoca que la ropa femenina este masculinizando a la mujer, y la ropa masculina este afeminando al hombre. Muchas personas eligen ponerse esta ropa porque es lo que esta de modaaunque yo pienso que es lo que hay, no puedes elegir otra cosa. Nunca pensé que vestir como un vagabundo podría considerarse ir a la moda, pero así es. Vale más caro un jeans roto que un jeans normal, las mujeres visten con zapatos diseñados por el zapatero de Frankestein, los hombres comienzan a tener un gusto extraño por llevar escote y camisetas que simulan ser mini vestidos. Atrás quedó cuando tu hermana te robaba los calzoncillos para estar cómoda en verano.

¿Qué esta sucediendo? La moda es un buen reflejo de los efectos negativos que está produciendo el desprestigio a las artes y a las humanidades. Una persona nunca podrá llegar a ser un genio en su sector si desprestigia las artes y las humanidades. La filosofía, la pintura, la literatura, la historia… son elementos imprescindibles para dejar huella. Tal es el valor que aportan en los trabajos de los grandes genios que las grandes empresas tecnológicas están empezando a contratar filósofos. ¿El motivo? El dinero viene y va, hoy puedes ser rico y mañana pobre, pero el arte y las humanidades perduran, logran el tan ansiado deseo de Aquiles: la inmortalidad.

¿Qué le sucede al sector de la moda?

Summary
¿La moda está enferma?
Article Name
¿La moda está enferma?
Description
¿Qué le sucede al sector de la moda?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *