Inicio » Actualidad » Seducción delante del espejo

Seducción delante del espejo

Seducción delante del espejo

¿Qué ves cuando te miras al espejo? ¿Ves a una mujer guapa, alegre y feliz? ¿Ves a una mujer triste, amargada e infravalorada? ¿Te ves como un juguete roto? El espejo es el arma de la infelicidad, proyecta la imagen que la cabeza quiere ver, no la que nos gustaría. No verse bien a través del espejo puede simbolizar el primer paso hacia la anorexia, un peligro que sufren en silencio hombres y mujeres. Si, la anorexia ha dejado de ser una enfermedad femenina.

Estamos dispuesto a pasar hambre, pero no a comer equilibradamente. Estamos dispuesto a hacer cualquier tipo de dieta estricta, pero no somos capaces de andar 45 minutos cada día. Estamos dispuestos a comernos una tableta de chocolate, pero odiamos una crema de verduras.

Vivimos en una sociedad visual. Erróneamente, somos lo que los demás quieren que seamos, no quienes queremos ser. Aquí está la clave de tanto trastorno psicológico en los tiempos que corren. Cuando el enfoque entre lo que se pide que seamos y lo que somos se aleja demasiado se produce un caos mental. A veces, puede ser algo temporal (digamos pérdida de memoria), otras, menos deseadas, permanentes.

¿Qué le lleva a una persona a dejar de comer? No comer de manera equilibrada genera el efecto contrario. Aumenta los niveles de ansiedad, se inyecta más glucosa en la sangre y el cuerpo pide más azúcar. Una bomba de relojería que se practica después de cada fecha destacada (Navidad, Semana Santa y verano). Somos lo que comemos, somos lo que pensamos. Si no te ves guapa delante del espejo es porque no quieres creértelo. El encanto de una mujer no es su belleza física, la belleza se marchita con los años, queda la persona. Si eres una persona cariñosa, amable, ejemplar, sufridora, predispuesta, atenta… el abanico de posibilidades para seducir es inagotable.

No te obsesiones con la apariencia, en el envoltorio. El regalo está dentro de uno. Un bonito envoltorio llama más la atención, pero si lo de dentro está podrido, al final se acaba apartando a un lado porque la mierda huele, se arrastra como el pañal de un bebe.

Eres bella por ser quien eres. La gente te valora por lo que le haces sentir. Tu mayor arma de seducción es la sonrisa, no el espejo. Aprende a quererte, aprende a valorarte, aprende a ser feliz. La felicidad es contagiosa, igual que la risa. Si envías señales tóxicas, se te acercarán personas tóxicas. Si envías señales alegres, se te acercaran personas alegres. Como bien dijo Emilio Duro en su conferencia “Optimismo e ilusión”, se te acercan las señales que envías al universo.

Quiérete. Si no te quieres, no puedes querer a otros. Vivimos pensando en el gimnasio, estar dos horas diarias levantando pesas y encima de una máquina para poder violarnos mentalmente delante del espejo de casa. Nos autofragelamos para ofrecer una imagen perfecta, la misma que se ven en las revistas, aquellas que se producen por obra y magia del PhotoShop.

No pienses que por ser más guapa vas a tener más éxito. No hay nada que eche más para atrás a un hombre que una mujer estúpida. La belleza queda en un segundo plano si la persona no vale la pena. Puedes pensar que escribo estas líneas para quedar bien. Párate un par de minutos y piensa buena mujer, ¿cuántas mujeres ves más guapas de lo que realmente son? Se llama efecto personalidad, un tratamiento de belleza que no vale dinero. Ríe, si quieres reír. Llora, si quieres llorar. Baila, si quieres bailar. Eres libre para ser feliz, no permitas que ninguna persona te diga lo contrario

¿Te ves como un juguete roto?

Summary
Seducción delante del espejo
Article Name
Seducción delante del espejo
Description
¿Te ves como un juguete roto?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *