Inicio » Actualidad » ¿Es bueno quedar con tu ex?

¿Es bueno quedar con tu ex?

¿Es bueno quedar con tu ex?

A quien no le ha preguntado un amig@: ¿Es bueno quedar con tu ex? Depende del estado civil (soltero, con pareja o recién divorciado), la respuesta puede ser una u otra.

No es lo mismo analizar la pregunta ¿Es bueno quedar con tu ex? desde el punto de visto de un hombre, que desde el punto de vista de una mujer. La mujer cree en la verdadera amistad con su ex, mientras que al hombre le resulta prácticamente imposible. Puede mantener una relación de amistad fluida siempre y cuando no tenga pareja. Si un hombre se encuentra mal con su pareja, es probable que retome una vieja relación para buscar consuelo y no quedarse solo si decide romper la relación.

No es buena idea quedar con tu ex si tu pareja es celosa. Es preocupante, pero la tecnología ha fomentado la desconfianza en las personas. Estar conectado, no despegarse del móvil, abrir continuamente el WhattApps y el Facebook, reírse por tonterías, puede ser motivo de ruptura, no por estar haciendo algo malo, sino por una falsa creencia. Un sentimiento de inseguridad que uno mismo se fabrica y permite florecer para justificar hechos mal interpretados.

Un poco de celos, igual que un poco de estrés, es sano, ayuda mantener viva la relación. No es justificable los celos que pueden afectar al mundo laboral. Seguro que conoces algún caso cuya pareja (hombre/mujer, yo he conocido ambos lados) visita y llama constantemente a su pareja para preguntar qué está haciendo, con quién está y cuándo va a regresar a casa. Los celos patológicos tienen su máxima expresión cuando la persona envía el décimo octavo mensaje, en menos de una hora, preguntando ¿dónde estas? y no recibe respuesta, aunque aparezca la “v azul” de haber sido leído.

Un grupo diferente son las parejas que se divorcian y tienen hijos en común. En este caso, quieran o no, y no siempre sucede, el bienestar de los hijos debe prevalecer y estar por delante del ego personal. Hay padres que les gusta disfrutar de los hijos de lunes a jueves para tener libres los fines de semana para irse de viaje con su nueva pareja. Tener un hijo no es un trabajo, es un decisión vitalicia que carece de vacaciones. Los efectos de este tipo de padres ya comienza a generar problemas en los colegios, no se sabe si llamar al padre o la madre cuando al niño le pasa algo por miedo a una demanda judicial de la otra parte. Aquí no exagero, lo sé y es más frecuente de lo que debería ser.

Un hijo no es un arma para chantajear a tu ex, incrementar la pensión o vivir del cuento. Cuesta mucho olvidarse de lo bueno, el modo automático, no tener que esforzarse para tener una vida cómoda. Si te acostumbras a no trabajar, resulta muy duro volver a madrugar. Igual de duro es ver como un padre se desentiendo de un hijo y luego no entiende, cuando el hijo crece, que no quiera saber nada de él/la.

Quedar con tu ex puede suponer un deseo inconsciente para revivir momentos pasados. La etapa universitaria puede ser una la mejores etapas de la vida. Estudiar y aprobar los exámenes, esa era la única responsabilidad. El resto del tiempo, dependiendo de la carrera elegida, estaba destinado al uso y disfruto de uno. Algunos técnicos de selección comienzan a valorar qué haces y a qué dedicas el tiempo libre con el objeto de diseñar un perfil más detallado del candidato.

El pasado puede presentar alguna secuela en el presente, pero no volverá. Los veranos en la playa, no volverán. El amor intenso y pasional que viviste durante quince días en la casa del campo, no volverá. La época dorada del ladrillo, no volverá. Toca madurar, evolucionar, adaptarse a los nuevos tiempos y disfrutar de aquello que se tiene. Si continuamente miras hacia atrás, y no disfrutas el presente, puedes quedarte sin saborear el nacimiento de tu hijo, la comida del sábado con los amigos. Un tío es el superhéroe de sus sobrinos, puede pervertirlos, comprar kilos de chucherías y regalar cientos de horas de diversión, para educar ya están los padres.

Vivir en el pasado puede convertirte en un zombi de cara larga, amargado e irritable. Las oportunidades siguen existiendo, a pesar de la crisis. Nuestra actitud frente a los problemas determina la probabilidad de solventarlos. No se puede acudir a una entrevista pensando que en la antigua empresa estabas mejor. Igual sucede a la hora de buscar pareja, ¿quién va a querer estar contigo si solo hablas de tu ex, ves vídeos de tu ex, ves fotografías de tu ex y la llevas a cenar a los sitios que le gustan a tu ex, para ver si coincidís? No hay nada peor que un amigo cuya novia le ha dejado hace seis meses y aún continúa hablando de ella.

Nos refugiamos en el pasado con pajas mentales. Cerramos los ojos e imaginamos cómo sería esa relación perfecta de amor. A dónde iríais, sobre qué hablarías, qué cosas haríais juntos. El tiempo en modo automático puede hacerte desperdiciar grandes momentos, no disfrutar de la victoria de tu equipo de futbol, no acudir a la la barbacoa para celebrar el cumpleaños de un buen amigo porque has quedado a tomar un café con tu ex.

Necesita hablar contigo, solo tu la entiendes. Acaba de empezar una relación con otra persona, pero queda contigo para contarte sus problemas. La decisión más egoísta de una persona con su ex, que aún siente algo por el/la, es quedar con él/la para hablar y con la pareja para divertirte. El ex queda anclado, atado a los deseos de una idea que no volverá. Si está en una boda, es capaz de estar toda la barra libre enganchado al teléfono porque el/la ex está aburrid@ y no sabe que hacer un sábado por la tarde.

Contactar con un ex es un comodín que se utiliza cuando se vuelve a la soltería. Suelen ser las primeras personas con las que recuperas el contacto por redes sociales. Empiezas con un saludo ingenuo, saber cómo esta, para poco a poco ir retomando la “amistad”.

Un ex no es un amigo. Es un vínculo peligroso si no se sana correctamente. Con esto no quiero decir que no se puede hablar con un ex si te lo encuentras por la calle o se coincide en un evento. No seamos tan dramáticos. Me refiero a la búsqueda de su compañía, ya sea real, virtual o telefónica como valeriana para el estrés. Si ves que el pasado no te permite disfrutar del presente, la mejor de las decisiones es apagar el teléfono y el ordenador, y salir a la calle para relacionarte con otras personas. No para ligar, sino para disfrutar de los buenos y pequeños momentos que el día regala sin que te des cuenta. ¿El sexo? Ya llegará. ¿Y si no? Hazte una cuenta en Tinder.

Summary
¿Es bueno quedar con tu ex?
Article Name
¿Es bueno quedar con tu ex?
Description
¿El sexo? Ya llegará. ¿Y si no? Hazte una cuenta en Tinder
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *