Inicio » Actualidad » Cómo educar sin premios ni castigos

Cómo educar sin premios ni castigos

Resumen Master Class: Cómo educar sin premios ni castigos

Resumen Master Class de Jorge Bucay & Demián Bucay con título “Cómo educar sin premios ni castigos” en el canal de YouTube TEDxTalks.

Con autoridad no se educa, se adiestra

Adiestrar no es educar. Educar significa brindar las herramientas que necesitan los hijos para ser capaces de construirse la mejor vida que les deseamos. ¿Se puede educar sin autoridad? La autoridad logra que alguien obedezca, pero la autoridad no es aprendizaje.

Educar es enseñar a una persona a hacer algo por si sola. Si quieres un niño obediente y disciplinado, siempre va a ser necesario la presencia de un adulto para decirle que tiene que hacer. No existe ninguna autonomía, no existe ningún tipo de aprendizaje. Creemos que podemos educar utilizando la autoridad, cuando lo que verdaderamente hacemos es utilizar una pseudoeducación.

La violencia física es un modo de educación basada en la autoridad. ¿La violencia física sirve para algo en la educación? No sirve para educar, igual que no sirve envolverse en la figura jerárquica del padre/madre para obtener respeto, como si ser padre/madre te concibe un poder supremo sobre la verdad o la sabiduría de las cosas: Esto es así porque te lo digo yo.

Quisiéramos pensar que no somos autoritarios, pero en algún momento lo hemos sido. Igual que sucede con aquel que presume de un título. No por tener un título eres dueño de la verdad absoluta. No se puede ser dueño de la verdad.

Además de la autoridad, otro modo de educar es a base de premios y castigos, la manipulación de la conducta de acuerdo a lo que los niños hacen. Los premios y los castigos utilizan la misma frase: “Si haces A, yo te daré B”. ¿Qué provoca este modelo educativo?

  1. Generar rencor en los hijos: los niños no encuentran una relación lógica entre el comportamiento y el premio/castigo.
  2. Es una estrategia con fecha de vencimiento: Funciona mientras que el adulto esté presente para restringir el premio o habilitar el castigo.
  3. Se genera una pauta de valores contraria a la que se quiere establecer.

Que no creamos en la autoridad, en el valor de la fuerza, no se quiere decir que se está en favor del desenfreno, del descontrol, desentenderse de lo que los hijos hacen.

Autoridad:

  1. Impone
  2. Ordena
  3. Amenaza

Paternidad:

  1. Guía
  2. Enseña
  3. Motiva

La paternidad es opuesta a la autoridad. La autoridad impone, ordena y amenaza; La paternidad guía, enseña y motiva. Tendemos a pensar que motivar es conseguir que el otro haga lo que yo quiero. Motivar, en educación, consiste en lograr que el otro quiera lo mismo que yo quiero, que lo elija como parte de su decisión. Motivar no consiste en torcer la voluntad de alguien. La motivación lleva aparejada la libre decisión, no la imposición.

¿Cómo se motiva? Para motivar hay que hablar mucho, hay que explicar mucho y hay que ser capaz de dar las razones para pensar como pienso. La estructura de la motivación es: “Si haces A, lo más probable es B”.  Si en la anterior estructura B era un premio/castigo, ahora B es la consecuencia natural de A. Obedecer no es lo mismo que tomar la decisión de hacer / no hacer.

La creatividad es un factor importante en la educación. Si no tienes creatividad, puedes tener interés. No se puede ser buen padre si no te interesa lo que le pasa a tu hijo. Permitir que los hijos se equivoquen forma parte de la motivación.

A veces, cuando la consecuencia es excesivamente peligrosa, hay que decir: NO. Es necesario imponer, recordando que imponer es sinónimo de autoridad, no de educación. En estos casos, lo que se busca es tener cuidado, evitar un mal sin solución. Se sacrifica temporalmente la educación para cuidar y proteger.

Una familia que educa a partir de la autoridad consigue hijos obedientes, competitivos y exigentes. Una familia que educa a partir de la motivación puede que no consiga obediencia, competitividad, ni exigencia, pero si conseguirá otras dos que son transcendentes: Consigue que los hijos tengan alas y raíces.

Educar es motivar

Summary
Cómo educar sin premios ni castigos
Article Name
Cómo educar sin premios ni castigos
Description
Resumen Master Class de Jorge Bucay & Demián Bucay con título "Cómo educar sin premios ni castigos" en el canal de YouTube TEDxTalks
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *