Inicio » Actualidad » El novio de la muerte

El novio de la muerte

El novio de la muerte

Los legionarios llegaron ayer a Málaga. Después de varios actos institucionales, hoy acompañarán al Cristo de la Buena Muerte de Jaén, para mañana alzar y acompañar al Cristo de Mena en procesión por las calles de Málaga.

Mucho revuelo se ha creado en el patio de vecinos de las redes sociales con el vídeo de los legionarios cantando “El novio de la muerte” en la unidad de niños con algún tipo de cáncer. Seguramente, para muchos, es posible que sea más políticamente correcto que vaya Luís Fonsi y cante la más que segura canción del verano: Despacito.

Legión y Semana Santa son tradiciones que se dan la mano en Andalucía. Por un lado, sirve para reconocer la labor de un cuerpo cuyo trabajo es tan secreto, estricto y disciplinado que pocas veces recibe el mérito que se merece. Por otro, sirve para humanizar y acercar los valores militares a la ciudadanía. No aquellos que rumorean los trolls y personas que se ocultan detrás de cuentas falsas, me refiero a la entrega de un ideal y la disciplina más estricta.

Estos días hemos podido ver en diversos vídeos como una posible pelea provocó una estampida, por el centro de Málaga, al paso del Cristo del Cautivo. En varias imágenes, se aprecia como algún policía local se dejaba arrastrar por el pánico general, en vez de correr hacia la posible fuente de peligro para ponerle freno. La culpa no es del policía local que corre, el instinto de supervivencia se adueña de las emociones y la razón para salvar el culo, cómo lo haría cualquier hijo de vecino. Aquí radica la diferencia con un legionario. Está entrenado para que esa sensación no se produzca, es decir, que el instinto de supervivencia no bloquee la razón.

Mantener la sangre fría requiere muchísimas y duras horas de entrenamiento. La disciplina más espartana queda demostrada en sus desfiles detrás del paso del Cristo que requiere de sus servicios. La formación no se rompe, las formas se mantienen hasta que un superior ordene “rompan filas” y una mirada del compañero indica qué hay que hacer.

Últimamente vemos como diversos grupos políticos minoritarios tratan de desprestigiar la labor que tanto esta unidad, como otras unidades militares repartidas fuera y dentro del territorio nacional realizan cuando se produce una emergencia. Si utilizáramos la misma vara de medir, quizás no tendría que acudir las unidades de emergencia del ejercito a apagar un incendio o controlar el desbordamiento de un río. La mayoría de los españoles no pensamos así, un pensamiento que no necesita ser exhibido continuamente en televisión para engañar a unos cuantos y tratar de convertir la mentira en verdad.

Al igual que sucede con los legionarios, y por mucha crispación que algunos quieran fomentar para subir la audiencia (y otros fines de los que hablaré en próximos artículos), a la hora de la verdad, cuando el peligro acecha, una mirada es suficiente para saber qué hay que hacer.

Disfrutemos de la llegada de la Legión a tierras andaluzas. Démosle un caluroso recibimiento por el trabajo silencioso que realizan. Para aquellos que están fuera de Andalucía, allá va el siguiente vídeo:

Nadie en el Tercio sabía quién era aquel legionario…

Summary
El novio de la muerte
Article Name
El novio de la muerte
Description
Nadie en el Tercio sabía quién era aquel legionario...
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *