Inicio » Actualidad » Lo niego todo, incluso la verdad

Lo niego todo, incluso la verdad

Lo niego todo, incluso la verdad

¿Soy un corrupto? Lo niego todo. ¿Soy un cornudo? Lo niego todo. ¿Soy un mal trabajador? Lo niego todo. ¿Soy un cabrón? Lo niego todo. ¿Soy un suicida? Lo niego todo. ¿Soy un farsante? Lo niego todo, incluso la verdad.

Lo niego todo, incluso la verdad. No me importan las pruebas, no tienes derecho a perturbar mi biografía. Soy lo que soy, no lo que tu quieres que sea. Miraré para otro lado si veo que hablas de mi.

Lo niego todo, incluso la verdad. No importa de qué hechos me acuses. No importa si crees conocerme, si lees lo que escribo o si te gusta aquello que publico. Lo niego todo, incluso la verdad.

La canción de Joaquín Sabina “Lo niego todo no solo es un resumen de su vida, también es un vivo reflejo de la sociedad. Ni soy nadie y lo soy todo al mismo tiempo. Puedo ser un héroe o un villano dependiendo de la perspectiva y la actitud que utilices para analizar una situación.

Si crees que he hecho algo malo, lo niego todo. Si crees que he defraudado a Haciendo, lo niego todo. Si crees que tengo una amante, lo niego todo, incluso la verdad.

¿La verdad es relativa? Hay personas que prefieren vivir en la ignorancia a conocer la verdad. Es por ello que lo niegan todo. No quieren que nadie rompa la burbuja protectora que le permite no pensar demasiado. ¿Quién pone en duda lo que dice la televisión?

Somos capaces de hacer más caso a una fotografía de Froid, con una frase de mi prima de diez años, colocada en el tablón de Facebook que a nuestro médico de cabecera. Pedimos consejo a los ángeles y no vamos al terapeuta. Lo niego todo, incluso la verdad.

Miramos hacia otro lado cuando las cosas se ponen feas. No queremos enfrentarnos a las derrotas. Publicamos cualquier fracaso en las redes sociales para buscar consuelo, subir la autoestima y conseguir cientos de Likes y recomendaciones. No importa que el problema seas tú, no importa que el fracaso y la derrota son amigos y enemigos que nos acompañan en el día a día. Lo niego todo, incluso la verdad.

Mentimos en la entrevistas de trabajo, mentimos a nuestros padres, mentimos a nuestras parejas. Nos mentimos a nosotros mismos. Si no ponemos freno, podemos llegar a pensar que la mentira es verdad. No estamos preparados para la verdad, preferimos negarla, preferimos pensar que es un mal sueño y que alguien vendrá a ponerle freno. De lo contrario, lo niego todo, incluso la verdad.

Lo niego todo, niego ser listo delante del estúpido para que no se sienta ofendido. Niego ser rico delante del pobre para que no sienta mal. Niego ser trabajador delante del vago para sentirme integrado. Lo niego todo, incluso la verdad, para no sentirme solo.

La estupidez se expande, la ignorancia crece. Las falsas creencias y las frases baratas inundan las portadas de los periódicos. Si no quieres quedarte solo es mejor negarlo todo, incluso la verdad.

¿La verdad es relativa?

Summary
Lo niego todo, incluso la verdad
Article Name
Lo niego todo, incluso la verdad
Description
¿La verdad es relativa?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *