Inicio » Actualidad » Lecciones de la película Acero Puro

Lecciones de la película Acero Puro

Lecciones de la película Acero Puro

¿Qué se puede aprender de la película Acero Puro, protagonizado por Hugh Jackman?

Un hijo puede cambiar la actitud derrotista de un padre

Lo primero que se puede aprender de la película Acero Puro es que un hijo es capaz de cambiar la actitud derrotista de un padre. La película muestra la transformación del personaje de Hugh Jackman, un boxeador reconvertido a boxeador robótico.

El principio de la película es un claro ejemplo de la lucha entre el hombre y la máquina por ocupar el mismo espacio laboral. La sed de sangre y agresividad del público da paso a la proliferación de los robots boxeadores, al mismo tiempo, que los boxeadores tradiciones, los seres humanos, pierden interés. Esta situación lleva al protagonista a la desesperación mezclada con grandes dosis de derrotismo y ego mal gestionado. La precipitación le hace cometer todas las tonterías posibles cada vez que tiene un golpe de suerte para volver a levantarse y tirar hacia delante.

Cuando parece estar acabado, abatido en el suelo por los golpes de la vida, un grito de ánimo, el último aliento, tiene lugar gracias a la testarudez de su hijo y su deseo de pasar más tiempo con él.

El duro entrenamiento tiene recompensa

El padre, cansando de escuchar al hijo testarudo, acepta que lo acompañe a los combates y a robar piezas para arreglar su robot de combate. También convence a su novia para que arregle un viejo robot de siglos robado para que el niño se entretenga un rato.

El renacer de Atom, el robot del niño, como el Ave Fénix, representa el fin del primer acto de la obra de teatro. Atrás queda la derrota, la desesperación y la frustración. Es hora de entrenar, volver a levantarse después de cada golpe recibido. No hay excusas que valgan. Milla a milla, golpe a golpe, y largas horas de programación, transforman a Atom, un viejo robot, en el campeón del pueblo. El público ama a Atom, ama lo que representa, el hambre de superación logrado por un duro entrenamiento que afianza la relación padre e hijo. Juntos logran diseñar un proyecto ganador.

Espera tu momento para atacar

El segundo acto termina cuando Atom gana su primer combate de boxeo oficial después de querer ser comprado por los dueños de su máximo rival, Zeus, el robot imbatible y campeón del mundo.

Los dueños de Zeus son conscientes del potencial de Atom y la admiración que genera a su paso. Atom representa el sueño americano, es diferente, nada comparable con lo ya existente. Padre e hijo disfrutan de su trabajo y el público disfruta con ellos.

Ha llegado el momento, Atom reta públicamente a Zeus por el título mundial. Es el combate del siglo, la mayoría piensa que el viejo robot Atom no logrará sobrevivir al todopoderoso Zeus.

Padre e hijo son conscientes de las pocas posibilidades que tienen de ganar. Por este motivo, deciden entrenar muchísimo más duro, aplicarse a un ideal: vencer a Zeus.

Las apuestas están en su contra, el público está en su contra, nadie, salvo padre e hijo, y la novia del padre, creen que pueden dejar huella en el firmamento. No piensan en ganar, piensan en dar espectáculo y lo mejor de ellos. La victoria es el último paso de un largo camino que aún se ve lejos.

El combate tiene lugar. Cinco asaltos infernales. Las apuestas y las estadísticas, al igual que los estudios en intención de voto, se van a la mierda cuando Atom sobrevive al primer asalto, algo impensable hasta ese momento. Nadie había sobrevivido más de un asalto contra el todopoderoso Zeus.

Sobrevivir despierta la furia del viejo boxeador, renace la pasión dormida, el deseo de victoria para soportar tres asaltos más. Cuatro de cinco, ya no tienen nada que demostrar. En el último descanso padre e hijo están más unidos que nunca, el espíritu del campeón ha renacido. Solo queda el último, y definitivo, asalto.

Un contratiempo obliga a cambiar la estrategia. Es hora de hacer valer la experiencia, de qué estás hechos. El hijo reprograma el robot para que siga los movimientos del padre. Toda la responsabilidad cae en los hombros de Hugh Jackman.

La victoria o la derrota depende de saber leer bien el combate. El público quiere sangre, quiere que Atom golpeé, pero el perro viejo sabe que hay que esperar. El hijo grita a su padre que tiene que atacar. El padre espera, sabe que aún no ha llegado su momento. El tiempo corre en contra, pero él sabe que tiene que esperar. Solo hay una oportunidad que no piensa desaprovechar.

La imprecisión del principio de la película da paso a la sangre fría. Las reservas de Zeus se agotan y Atom responde con toda la furia que lleva dentro hasta hacerle besar el suelo.

¿Cuál es el resultado final del combate? Te recomiendo que veas la película.

¿Qué se puede aprender de la película Acero Puro?

Summary
Lecciones de la película Acero Puro
Article Name
Lecciones de la película Acero Puro
Description
¿Qué se puede aprender de la película Acero Puro?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *