Inicio » Actualidad » Consecuencias de una mala decisión

Consecuencias de una mala decisión

Consecuencias de una mala decisión

Más de uno sueña ya con el día en el que la bandera española vuelva a ondear en el peñón de Gibraltar. El calendario corre a favor del gobierno español. No nos debe de importar que un ingles con calcetines blancos y chanclas nos dé lecciones de gastronomía cuando su plato estrella es fish & chips, el menú infantil para los críos.

No nos debe importar que nos critiquen. Por muy agresivos que quieran ponerse algunos, España siempre os acogerá con los brazos abiertos. Somo así, gente hospitalaria con todo el mundo. Formáis parte de nuestra cultura, de nuestro turismo, de nuestras ciudades, especialmente las que tienen playa. Sois la gran atracción y el gran peligro de las fiestas veraniegas. ¿Qué sería un martes universitario sin Erasmus? Queráis o no, tarde o temprano, aceptaréis, algunos con la cabeza agachada, que formáis parte de Europa.

Europa simboliza la unión, vivir en paz, colaboración y libre circulación de personas y mercancías.

La historia ha demostrado, una y otra ve,z que os pone cachondos dividir, meter mierda y generar mal ambiente. Este artículo va dirigido para las élites inglesas, no para el ingles medio. Nunca habéis sabido jugar en equipo. Miráis al resto del mundo por encima del hombro, cuando más de una vez os han salvado el culo.

Así son las élites inglesas, personalidades capaces de meter la pata hasta el fondo por mera cuestión de orgullo. El Brexit supone la mayor cagada, motivada por el ego, de la historia. Habéis mentido al pueblo ingles para proteger vuestro dinero, habéis mentido al pueblo inglés para mantener vuestro poder. Os importa un pimiento el futuro de las generaciones más jóvenes. Si pasan hambre, o pierden oportunidades miráis a otro lado. A vosotros os va bien.

Pero había algo con lo que no contabais. La mentira, el orgullo y la precipitación son malas compañeras a la hora de tomar una decisión. Decidisteis tocar los cojones a Europa por chulería y arrogancia, y ahora, Europa comienza a responder como el padre castiga al hijo después de la resaca y la multa por exceso de velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol.

Vosotros lo llamáis independencia, nosotros Gibraltar y Escocia. Dos joyas de la corona inglesa a punto de perderse en una partida de póker donde se ha bebido más gyn tonic de la cuenta. Que las grandes multinacionales se marchen de Londres es un triunfo que no se percibe en las calles. Que Escocia declare su independencia del Reino Unido, entre automáticamente en la Unión Europea y en Gibraltar ondee la bandera española es para volver a permitir, por un día, el botellón. Gracias élites inglesas por los días que nos vais a regalar. Gracias élites inglesas por creeros el ombligo del mundo. Enviad buques de guerra, os recibiremos con Barceló, a ver quién gana.

La conquista silenciosa del peñón ha comenzado. Siguiendo con el vídeo de Álvaro Ojeda, convirtamos Gibraltar en lugar obligado para visitar este año. Regalemos banderas de España a los monos, peguemos pegatinas con la bandera de España en el cuarto de baño, en las sillas de los bares, en la calzada. Convirtamos Gibraltar en el lugar fetiche de las despedidas de solteros.

Fabián Picardo no se muestra despechado porque Rajoy será su nuevo presidente, está acojonado porque Montoro ya mismo le hará una visita para revisar las empresas y las cuentas bancarias que tan duramente tratade  proteger. Gibraltar es para Montoro la lotería del día de Navidad.

La conquista silenciosa ha empezado 

Summary
Consecuencias de una mala decisión
Article Name
Consecuencias de una mala decisión
Description
La mentira, el orgullo y la precipitación son malas compañeras a la hora de tomar una decisión
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *