Inicio » Empresa » Gold, la gran estafa

Gold, la gran estafa

Gold, la gran estafa

Acabo de ver la película “Gold, la gran estafa“, un film interesante, cuyo final hace que merezca la pena ver el resto de la película. Matthew McConaughey hace uno de esos papeles que lo consagra como ACTOR en mayúscula.

La historia trata sobre un tipo obsesionado con descubrir y explotar una mina de oro en Indonesia. A pesar de las putada por los lobos de Wall Street, Matthew McConaughey consigue mantener el control de los derechos de explotación de la mina. Todo parece ir bien hasta que descubre que el oro nunca existió. Fue un montaje bien organizado por su socio, un geólogo venido a menos con gran habilidad para salvar el culo.

Al final de la película se muestra la verdadera cara de la sociedad. Esa en la que ninguno de nosotros se quiere reconocer cuando las cosas van mal: el poder del dinero. El dinero tiene un magnetismo que hace que mires a otro lado cuando las cosas van bien.

Nadie se encarga de revisar las cosas. La contabilidad y los gastos son elementos sin importancia en periodo de crecimiento. Lo importante es disfrutar, trabajar para divertirse y no para sobrevivir. En periodo de crecimiento es cuando se producen las mayores estafas permitidas de la historia. Sucedió con las hipotécas subprime y volverá a suceder dentro de poco con la deuda soberana y los paquetes basuras que la banca está vendiendo a sus clientes como paquetes de acciones.

El reloj vuelve a estar en marcha. Creemos que nada de lo vivido anteriormente puede volver a repetirse. Que mala memoria. Olvidamos con la misma rapidez con la que nos bebemos un chupito de Tequila para impresionar a la nueva empleada en la quedada de la empresa los viernes por la tarde.

Ahora dicen que vamos bien, que la economía va como un tiro. Ya vuelven a colocarse hormigoneras para reflotar y reactivar el sector de la construcción. Volvamos a empezar, repitamos los mismos errores. Estamos en “periodo de crecimiento“, es el momento de las grandes estafas. Ahora es cuando mejor se puede engañar a la gente.

¿Por qué? Por mera cuestión de confianza. No importa quien tenga razón, si el producto es bueno o malo y cuánto durará la burbuja de la ilusión que estamos creando para no recordar la cantidad de mierda que tenemos guardaba debajo de la cama. La cuestión, y esto es lo único que al final importa, es saber retirarse a tiempo de la partida y saber sacar una buena tajada por el tiempo dedicado. No escuches los chistes, no escuches las bromas por no tener agallas. Como muy bien refleja la película “Gold, la gran estafa“, la venda siempre cae, la mierda salpica y solo un puñado muy reducido de personas se llena los bolsillos.

El personaje de Matthew McConaughey no engaña. Nadie quiso revisar las pruebas que advertían la no existencia de oro en los terrenos indicados. Cuando las cosas van bien, solo se quiere ganar dinero. Nadie aprieta el botón de peligro para detener las máquinas. Ninguno quiere ser el culpable por matar a la gallina de los huevos de oro. Una gallina que solo se alimenta de mentiras..

Jugamos una y otra vez con la mentira. Un juego más peligroso que la ruleta rusa. La mentira puede destruir un matrimonio de 25 años, la mentira puede provocar el suicidio colectivo de personas por no encontrar una salida, la mentira puede poner a personas no indicadas en puestos de poder.

La mentira es un susurro, es el deseo de tener más poder y dinero. La mentira te seduce con su encanto, baila contigo, ríe tus chistes. Quiere hacer realidad tus sueños, aprovechar que estas mirando para otro lado para robarte la cartera. Si la mentira cree que puede ser descubierta, te preguntará:

¿Qué es lo que más deseas en el mundo?

Summary
Gold, La gran estafa
Article Name
Gold, La gran estafa
Description
¿Qué es lo que más deseas en el mundo?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *