Inicio » Actualidad » Nada de sexo

Nada de sexo

Nada de sexo

Te propongo el siguiente experimento para saber si el hombre que trata de conquistarte te quiere por quién eres y no por tu físico. Las mujeres se enamoran por el olfato y por el oído, mientras que los hombres se enamoran por la vista y el tacto.

El hombre, inconscientemente necesita tocar, palpar, acercarse despacito y disfrutar de caricias, besos y abrazos. Es su forma de entender que la otra persona siente lo mismo que él.

Un claro ejemplo lo podemos observar en la última edición del programa “Casados a primera vista” donde un sevillano se caso con una jerezana. Ella, quería ir despacio. Él, quería todo la primera noche. Al principio, el muchacho aguantó la distancia, la frontera sexual construida por su esposa televisiva. Con el paso de los días, los comentarios pasaron del humor a la crítica y finalmente a la recriminación. La situación se volvió tan tensa que decidieron divorciarse por no tener sexo, al menos, eso es lo que se vio en televisión.

El sexo es la única diferencia entre amigo y pareja. Los hombres solemos decir que “no podemos tener amigas” tal y como lo entienden las mujeres. Si, además, añadimos el agravante de ser soltero, más fuerza toma esta expresión. Aquí reside otro posible problema habitual en las parejas que hablaré en próximos artículos.

Sigamos hablando del experimento. Una noche loca la tiene cualquiera. Quedas con las amigas para irte de fiesta un sábado por la noche, rueda el vino durante la cena, las primeras copas en el pub incitan a bailar y algo dentro de ti despierta los instintos dormidos durante la semana. De repente, bailas con otra intención, deseas llamar la atención de algún hombre que merezca la pena. Quieres terminar la noche con un HOME RUN. Nada serio, solo sexo. Para ello, el físico o que cuente con algún tipo de atractivo es la regla, si es rico o pobre, no te interesa (al menos, por ahora).

Te fijas en uno, cuerpo fibroso, pero no hinchado por una máquina que inyecta garbanzo en los músculos. Sabe hacer bromas fáciles, te hace reír. Poco a poco te separas del grupo de amigas, os hacéis un hueco en la barra. El tiempo pasa, las copas caen y… AQUÍ ES DÓNDE COMIENZA EL EXPERIMENTO: Pregunta, ¿Quieres sexo o quieres qué te conozca primero como mujer antes de llevarte a la cama?

Las dos decisiones, siempre que las tomes libremente, son válidas. Sobre la primera ya conoces el final: fuegos artificiales y un despertar incómodo si te quedas a dormir. La segunda, una aventura.

Si eliges la segunda, recuerda que el hombre quedará contigo sí o sí. No hay nada que le produzca a un hombre más dolor de huevos que estar toda la noche hablando con una mujer, vamos el mítico pico y pala, e irse a casa sin haber logrado un mísero beso.

El candidato al experimento está herido en su orgullo, se siente menospreciado. Tómatelo mujer cómo un juego. Enciende, pero nunca finalices el contacto corporal. Mientras más tiempo mantengas esta sensación, mayor atracción producirás en él. En algunos casos, puede que sus amigos te llamen calienta braguetas, pero tú te justificas diciendo que necesitas tu tiempo, estar segura antes de dar el primer paso. No es un juego para practicarlo con cinco hombres a la misma vez. En este caso… cada cual que termine la frase como más le guste.

La tensión sexual crece, la carencia de contacto físico lo vuelve loco. Ya no sabe que hacer para demostrar su hombría. Te invita a cenas caras, te lleva de viaje a la playa (al final del día regresáis para que cada uno duerma en su cama), te hace regalos constantemente. Lo quiere todo contigo, te susurra el prometedor futuro que os espera juntos, planeáis vuestra boda y los hijos que queréis tener.

Poco a poco te dejas querer, resulta muy complicado cumplir todas las reglas del juego. Los instintos ganan la partida a la razón. Comenzáis a daros los primeros besos, las primeras caricias. Notas que la actitud de él hacia ti se vuelve más protectora, te hace sentir como una reina. Aún sigue hipnotizado por el efecto producido por no haber consumido vuestro amor.

Ya no puedes aguantar más tiempo, hoy es vuestro aniversario, el primer mes (hoy día ya se celebra todo por lo que pueda pasar). Ha reservado una habitación de hotel en el Parador de la ciudad. Quiere conquistarte en su castillo, nada del asiento trasero del coche, cine o probadores de El Corte Ingles. Este momento es especial gracias al experimento, retrasar el sexo ha producido que la primera vez sea algo mágico, una celebración, no un aquí te pillo, aquí te mato.

El champán espera, el jacuzzi está listo. Se apagan las luces y el experimento termina. Cómo seguirá la historia al día siguiente…

Summary
Nada de sexo
Article Name
Nada de sexo
Description
Experimento para saber si el hombre que trata de conquistarte te quiere por quién eres y no por tu físico
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *