Inicio » Actualidad » Un profesor no puede saberlo todo

Un profesor no puede saberlo todo

Un profesor no puede saberlo todo

Un profesor no es la Wikipedia. Lo siento queridos alumnos, pero vuestro profesor no tiene las respuestas de todas las preguntas que se le formulan a lo largo del día. Al igual que vosotros, también consulta Wikipedia, Facebook, YouTube, Twitter y otras redes sociales para seguir aprendiendo.

En la era del conocimiento, o de la estupidez (depende de a quien le preguntes), es imposible estar al día de cada pequeño suceso que se produce en el mundo. Si ya cuesta controlar y mantener sentados a 20-30 niños durante seis horas, imagínate sumar a ese ejercicio militar la obligación de estar al día, además de rellenar el sin fin de montañas de papeles innecesarios que las Administraciones exige a los profesores para justificar el sobredimensionado dinosaurio administrativo.

¿De verdad crees, padre de tú hijo, que un profesor tiene ganas de estudiar e informarse, no como hobby, sino como disciplina, desde esta perspectiva? ¿Por qué les exiges trabajar dieciocho horas diarias cuando tú ya te quejas por trabajar siete, incluida la media hora del desayuno? Estamos convirtiendo a los profesores en arma política, una jugada sucia que puede pasar factura a posibles generaciones.

Si alguien se queja de las vacaciones de un profesor, le animo a que se ofrezca como voluntario a cuidar, durante una semana, seis horas diarias, a 20-30 niños, más, no se te olvide, los 60 padres. Sí, has leído bien, el problema no está en los niños. Siempre puede salir alguno más revoltoso o rebelde, pero hasta la adolescencia son graciosos (en cuanto las hormonas comienzan a actuar, si que se puede transformar en Quimi, el personaje de la mítica serie-telenovela española Compañeros).

El gran problema educativo viene desde dos frentes:

  1. Política / Administración Pública: Ambos sectores ni entienden, ni quieren entender, el gran valor que supone la educación para el futuro de un país. En este grupo no incluyo a profesores (esto lo dejo para otro artículo). Aquí quiero hablar del dinosaurio administrativo compuesto de funcionarios que ejercen la profesión porque aprobaron una oposición. No quiero menospreciar su trabajo, y como en todos lados, no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. Si es cierto, que en general, falta pasión, verdaderas ganas de hacer temblar los cimientos desde abajo para que los de arriba (políticos y directores generales), se asusten y no les quede más remedio que actuar y tomar decisiones. ¡Ojo! Mucho cuidado por como se interpretan estas palabras. Esto no quiero decir que haya que provocar huelgas continuamente porque el profesor no me aprueba sin estudiar. Yo también he sido estudiante, universitario incluido, y me preocupa la absoluta dedicación con la que algunos se dedican a protestar, estar todo el día con la cara larga y gritar que nunca tienen suficiente. ¿Cuándo estudian y van a clase esta gente? Este es un claro ejemplo de la situación del país: se habla y se protesta mucho, pero no se hace nada. Se grita Quiero más derechos… La frase termina y deberes. ¿Cuándo los alumnos exigirán más al profesor para aprender más? En un mundo idílico y teórico, cómo se hace ahora en economía.
  2. Padres: Los padres son responsables directos de la educación de sus hijos. Es muy fácil delegar esta función por completo a los colegios, una preocupación menos. Luego, pasa lo que pasa. El alumno se aprende la lección y sabe que puede hacer lo que quiera en el colegio porque le ampara la protección de sus padres. Hemos llegado a un punto donde un profesor puede ser más feliz dando las clases por YouTube, con los niños en casa, para castigo de sus padres. Se está queriendo convertir al profesor en el culpable de la sociedad, cuando ya son varias las noticias que pueden leerse donde la Administración Pública sentencia donde el poder del padre no llega. Si tu hijo ha sacado un dos, le ponemos un cinco. Hay que dar buenos datos estadísticos. Luego pasa lo que pasa cuando viene un organismo externo y evalúa al personal, sino que nos lo digan en Andalucía, donde cada día vemos más mermada la autoridad del profesor, siendo, en muchos casos, presionado por padres y alumnos con total impunidad.

Hemos llegado a un punto donde si un niño pega a un profesor, no pasa nada (el pobre ha tenido un mal día, viene de una familia desestructura… que decir que ustedes no sepan ya). Si es a la inversa, el profesor pega al niño una colleja porque lleva todo el día insultando, escupiendo, agrediendo… el que sale en los periódicos y en la televisión es el profesor, no el alumno, con una visita del fiscal cómo regalo.

¿Qué estamos haciendo mal? Es la pregunta que todos deberíamos preguntarnos. No solo los políticos, también los padres y tú como miembro de la sociedad. Si quieres que el profesor se recicle, pueda ir a cursos, lea más, investigue, rogad a las Administraciones para que eliminen tanto papeleo innecesario. Antes no se hacia, y parece que nuestros padres no se quejan y han salido bien.

Soy partidario, como creo haber escuchado decir al juez Emilio Calatayud, de instaurar un colegio militar para aquellos alumnos que por el motivo que sea, quieran imponer su voluntad en las aulas por encima de la autoridad del profesor, la dirección y los alumnos. Ya esta bien del buenismo, donde la minoría puede imponer su voluntad sobre la mayoría.

No, lo siento, pero no somos iguales. Ni tú, ni yo, tenemos las mismas habilidades, ni cualidades. A mi se me dan fatal los idiomas, pero puedo escribir un libro en tres días. Ya esta bien de fastidiar y tener que soportar una clase al gracioso/matón de turno. La excusa de que viene de una familia rota, desestructura, está ya obsoleta. El resto de niño no debe pagar los errores de unos padres que ni ellos mismos saben quiénes son y qué quieren ser. Es hora de que la Administración y la clase política tome medidas para proteger a los niños de otros niños. Si ellos no lo hacen, tú como ciudadano debes exigirla, unirte y protestar.

Una luz de esperanza se cierne en el horizonte, después de tantos años de sufrimiento, donde la sociedad ha sufrido un duro golpe en el seno familiar, se concentra con otras personas para comenzar a luchar de manera pacífica por las cosas obvias, no por castillos de arena, bajo ninguna bandera política, ni sindical.

Un profesor no es la Wikipedia

Summary
Un profesor no puede saberlo todo
Article Name
Un profesor no puede saberlo todo
Description
Un profesor no es la Wikipedia
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente. Mi experiencia en estrategia y marketing digital me ha ayudado a entender el concepto de contenido. El libro puede dejar de ser el producto final para convertirse en la estrategia de marketing de contenidos para vender. Publicar un libro es una inversión, no un sueño. Si decides invertir tiempo en leerme, te estaré eternamente agradecido. Si ves que algo no te gusta, dímelo para seguir mejorando. Busco editorial para publicar en papel (libros ya disponibles: "Show must go on", "Secreto de Confesión", "Teoría del Café", "Maquiavelo", "Mi libro Personal" y "Partida de Ajedrez").

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *