Inicio » Actualidad » Mamá, quiero ser…

Mamá, quiero ser…

Mamá, quiero ser…

Mamá, quiero ser… es una frase que tú madre teme escuchar. ¿Una mala noticia? Dependerá del punto de vista de cada uno. Mamá, quiero ser… escritor, famoso, comentarista de televisión, youtuber, influencer, modelo, blogger… Son trabajos que a los padres les cuesta entender. Los consideran hobby, no una carrera de futuro.

Pero, ¿qué es hoy una carrera de futuro? Las ciudades están llenas de abogados que trabajan por alcanzar desesperadamente 600€ al mes. Un trabajador del McDonalds, Zara o Mercadona gana más dinero sin tener que llevarse preocupaciones al trabajo.

El problema de los nuevos puestos de trabajo liberales es el motivo por el que gustan. Erróneamente se cree que uno puede divertirse mientras trabaja y gana dinero, sin saber que estos puestos de trabajo requieren más dedicación, disciplina y constancia que otros trabajos más tradicionales.

Si has pensado ser blogger solo para divertirte y hacerte rico, lo más recomendable es ser actor porno, disfrutas, ligas y te pagan. Si te esfuerzas, puedes hacer mucho dinero en poco tiempo (a pesar de ser el tío más feo del casting), otra cosa es cómo le explicas a tus padres tú verdadero trabajo cuando el primo descubra que su primo es el rey del sexo.

Este es el mercado laboral que se presenta, puestos de trabajo deslocalizados que requieren estar continuamente conectados, con independencia de la hora que marque el reloj. Si te cuesta enviar y contestar correos electrónicos, imagínate tener que estar cada día dos horas contestando comentarios de gente que se ha interesado por tú trabajo o que consideras que puede ayudarte.

Así funcionan estos trabajos, el profesional invierte a medio-largo plazo. A corto, se invierte en ayudar a los demás, dar tú opinión, hacer saber que hay otra persona al otro lado del ordenador que puede escucharte. Este es el secreto de estas nuevas profesiones (además de ofrecer contenido de valor). El teléfono es un aparato que genera urticaria cuando se toca para llamar. El profesional no interactúa cara a cara, ni conoce la voz real de quien le admira o habla.

La palabra es el principal arma de seducción de las nuevas profesiones liberales surgidas gracia a la Tercera Revolución Industrial. Nadie quiere ver un video de treinta minutos que puede resumirse en tres, por muy guapa que seas. La síntesis, junto con un ritmo rápido, es prioritario para poder destacarte del resto. El uso de la emoción, el sentimiento, y el valor de la historia bien narrada son los complementos perfectos para triunfar.

Y para ello, solo existe un camino, leer mucho, escribir mucho, ser disciplinado y tener mucha constancia. Aquí triunfa el trabajo de la hormiga, paso a paso, ladrillo a ladrillo. De nada sirve escribir o grabar un vídeo excepcional, si luego desapareces de la red un mes. No estoy seguro, pero creo que estas nuevas profesiones liberales puede ser la solución en la educación para enseñar desde pequeños a los niños a manejar y entender el valor de las nuevas tecnologías, al mismo tiempo que se les enseña a buscarse las habichuelas, diseñarse su propio porvenir y descubrir su talento creando su propia marca personal.

Si se lograse inculcar estos trabajos como asignatura en la escuela, en pocas generaciones podríamos ver como un hijo puede ganar más dinero que su padre. Esperemos, que esto no degenere en explotación infantil, muchos ya lo hacen, sin saberlo, desde que el bebe viene al mundo, retransmitiendo su día a día en internet. Luego, que no se quejen si el hijo, ya madurito, cuelga fotos subidas de tono.

La palabra es la principal arma de seducción

Summary
Mamá, quiero ser...
Article Name
Mamá, quiero ser...
Description
Una frase que tú madre teme escuchar
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente. Mi experiencia en estrategia y marketing digital me ha ayudado a entender el concepto de contenido. El libro puede dejar de ser el producto final para convertirse en la estrategia de marketing de contenidos para vender. Publicar un libro es una inversión, no un sueño. Si decides invertir tiempo en leerme, te estaré eternamente agradecido. Si ves que algo no te gusta, dímelo para seguir mejorando. Busco editorial para publicar en papel (libros ya disponibles: "Show must go on", "Secreto de Confesión", "Teoría del Café", "Maquiavelo", "Mi libro Personal" y "Partida de Ajedrez").

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *