Inicio » Actualidad » El pedo del amor

El pedo del amor

El pedo del amor: ¿Tienes plena confianza con tú pareja?

La moda de los programas para buscar el amor siempre encuentran un nuevo formato para reciclarse y sobrevivir a la dura parrilla televisiva, donde la audiencia decide quién se queda y quién se va. First Dates, en Cuatro, y Casados a primera vista, en Antena 3, se emiten en prime time. El caso de First Dates es más relevante porque es un programa diario, donde la gente no se cansa de ver citas repetidas, antes de disfrutar de un nuevo episodio.

¿Realidad o montaje? Esta es la eterna duda que mantiene enganchado al espectador. Si es un montaje, y los invitados son actores, no importa, las risas están aseguradas. ¿No veíamos El diario de Patricia para lo mismo? La risa es el arma de seducción de la persona “simpática. Cada uno utiliza las armas con las que cuenta del mejor modo posible. A la persona guapa le basta con hacer acto de presencia y tener a varios candidat@s para elegir.

El “simpático” es ese tipo de cuerpo extraño, fofisano, canijo y con una gran nariz. Este es el verdadero Casanova, aquel que tiene la capacidad de reírse de sí mismo para tener alguna posibilidad con la reina del baile. El “simpático” desconoce que saber reírse de uno mismo, ayuda personal y profesionalmente. Pero, ¿por qué no todos nos reímos de nosotros? La media de gente guapa suele ser baja, siendo la mayoría tipo medio. Aquí está la cuestión.

Utilizando los programas de caza parejas, con su métodos y test infalibles (opino que deberían revisar el algoritmo, audiencia genera, compatibilidad…), vemos que las personas han olvidado reír, no solo de sí mismo, también de lo que sea y con quién sea.

Ya no concedemos ni diez segundos de duda. Si un posible candidat@ no cumple mis expectativas, más vale no perder el tiempo, aunque no haya escuchado su voz, quién es y a qué se dedica. A veces, los gestos despectivos hacia la otra persona son tan descarados y prepotentes que dan ganas de llamar al programa para reírse de él/la. Si vas a buscar el amor en un programa de TV, lo mínimo es acudir con la mente abierta y no llevarte una sorpresa por lo que ves (el programa lleva en antena más de un año).

Me encantan cuando se juntan dos “simpáticos” y dejan rienda suelta a su personalidad. Comparten una dulce velada con un desconocido, ¿mañana? Ya se verá. Esta noche quiero reír, bailar, olvidar los problemas y disfrutar. Nunca se sabe dónde te llevará el primer beso: una noche loca, un rollete de verano, una tragedia griega, el inicio de una familia… Las opciones en un mundo tan loco, extraño y en constante búsqueda de satisfacciones y novedades son infinitas.

También se sabe que si no arriesgas, no apuestas, ni juegas (casados y con pareja quedarse al margen de este comentario, salvo pacto expreso con la otra parte, los divorcios son más caros que una noche tonta de viaje), no habrá remedio posible para quitar la cara vinagre que te acompaña allá a donde vayas.

Cambia el chip. Si tienes dinero, cómprate ropa, déjate asesorar, ponte guap@. Proyecta una imagen seductora que apetezca conocer. Si ere “simpático“, careces de salero y no cuidas tú imagen personal, ¿de qué te quejas? Internet hace milagros, es lo que tiene el mundo virtual, crear relaciones ficticias basadas en un pensamiento, un ideal de pareja, motivo por el que cuando se ve a la pareja cara a cara, el romanticismo suele convertirse en decepción y frustración. La venda cae y muestra a la persona tal cual es. Esto se llama realidad.

Soy de los que opina que antes de casarse es recomendable convivir unos meses para ver si verdaderamente una pareja es compatible (el récord de divorcio express lo tiene un matrimonio que conocí y no sobrevivió a la luna de miel).

Quizás sea cierto eso que dice Bertín Osborne en su programa, hasta que no te tiras un pedo delante de tú pareja no existe la confianza plena. Yo soy de los que defiende esta tesis, ¿y tú?

Summary
El pedo del amor
Article Name
El pedo del amor
Description
¿Tienes plena confianza con tú pareja?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *