Inicio » Motivación » Discurso de Rocky Balboa

Discurso de Rocky Balboa

Pulgada a Pulgada: Discurso de Rocky Balboa

No importa lo fuerte que golpeas

Una de las mejores películas de motivación es la saga de Rocky Balboa. Desde la primera hasta CREED, la última, Rocky Balboa es un personaje que tiene que luchar contra el mundo porque nadie confía en él, lo consideran una persona acabada, un desecho social, alguien que no se merece soñar alto, ni tan siquiera una mísera oportunidad para tratar de cambiar las cosas, su pobre estilo de vida.

Sin embargo, Rocky Balboa no se arruga, no da marcha atrás y se retira. Confía ciegamente en sus posibilidades. Soporta cada duro golpe que le asesta la vida: la ruina, el cáncer y posterior muerte de su mujer, la soledad del campeón, la falta de contacto con su hijo… incluso cuando a él le detectan cáncer, en la última película CREED, gracias a la obsesión por alcanzar, junto con el hijastro de su amigo y más duro competidor, logra sacar fuerzas donde no las hay para luchar contra la enfermedad y preparar al muchacho.

No se centra en él, no es una persona egoísta que vive obsesionada con el éxito personal. Quiere vivir tranquilo, hacer lo que mejor saber hacer y ayudar a los demás, en la medida de sus posibilidades. Aunque está en quiebra, nunca deja de prestar su ayuda a quien lo necesita. Es un hombre de palabra, un hombre cuyo aprentón de mano es más fuerte que la pluma.

De todas las experiencias que se puede aprender de este personaje, he elegido el discurso de Rocky Balboa a su hijo. Su hijo considera que la vuelta al ring perjudicará su imagen pública. No le pregunta si está aterrado, si tiene miedo (esa conversación tiene lugar el día antes del combate). El hijo trata de convencer al padre para que se retire y no haga el ridículo en público (no por su salud, sino por su imagen pública en el trabajo y con los amigos). Ante esta situación, Rocky Balboa, el padre, la voz de la experiencia, contesta a su hijo con el siguiente discurso:

“¿Crees que te hago daño? Eso es lo último que querría. No te lo vas a creer, pero un día cabías en la palma de mi mano. Te levantaba y le decía a tú madre, este va a ser el mejor chico del mundo, este chico va a ser mejor de lo que nadie se imagina. Y fuiste creciendo, cada vez más estupendo. Era fantástico poder observarte, un privilegio.

¿Y cuando llego tu momento de hacerte un hombre y afrontar el mundo lo hiciste, pero en algún momento de tú trayecto cambiaste, dejaste de ser tú. Permitiste que te señalaran y que te dijeran que no sirves. Y cuando empeoró todo, buscaste a quien echarle la culpa. A una sombra alargada.

Voy a decirte algo que tu ya sabes. El mundo no es todo alegría y color, es un lugar terrible, y por muy duro que seas, es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente si no se lo impides. Ni tú, ni yo, ni nadie, golpea más fuerte que la vida. No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte, y lo aguantas mientras avanzas. Hay que soportar sin dejar de avanzar. Así es como se gana.

Si tú sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces, pero tendrás que soportar los golpes. Y no puedes estar diciendo que no estas donde querías llegar por culpa de él, de ella, ni de nadie. Eso lo hacen los cobardes y tú no lo eres, tú eres capaz de todo.

Yo te querré en cualquier situación, pase lo que pase. Eres mi hijo y llevas mi sangre. Eres lo mejor de mi vida, pero hasta que no empieces a creer en ti mismo, no tendrás tu vida propia”.

Summary
Discurso de Rocky Balboa
Article Name
Discurso de Rocky Balboa
Description
No importa lo fuerte que golpeas
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *