Inicio » Novelas » Micrófono Abierto » Capítulo 27.- Micrófono Abierto: Mercedes SSN

Capítulo 27.- Micrófono Abierto: Mercedes SSN

Micrófono Abierto: Mercedes SSN

A las cinco nos despedimos. Ella regresó al apartamento y yo fui a la discográfica. De camino al Campus de la música, repasé el orden para mostrar mis cartas. En la sala de juntas, todo el mundo esperó el inicio de la reunión sentado en el mismo sillón que la vez anterior. El jefazo estaba de buen humor, sabía que me presentaba con los deberes hechos. Aun así, aprecié cierto nerviosismo en su tono de voz por lo que fuera a comunicar.

Susan, con ganas de mambo, jugó a desnudarme con sus ojos grisáceos cuando tomé asiento en mi sitio. Le mantuve la mirada hasta que la voz del jefazo interrumpió la paja mental.

–Bien, comienza tu presentación.

No llevaba ninguna presentación preparada, tampoco documentación escrita. Portaba Fruta prohibida en un pendrive que conecté al Mac del jefazo. Pulsé PLAY y la sala acristalada quedó envuelta por mis acordes de guitarra, las teclas de Elton, el acompañamiento de Michael y el compás sutil de Alex.

El jefazo siguió el ritmo de la canción con los ojos cerrados. Estaba orgulloso de sus empleados. Cumplimos con creces el objetivo marcado, a pesar de los retrasos.

Durante la reproducción de la canción, analicé detenidamente la actitud de Ignacio. Escuchó la canción con el cuerpo apoyado en la mesa y el rostro escondido entres sus manos. Tal y como comentó Andrea por la mañana, se sentía solo y desplazado. Distanciado de Susan por motivos profesionales, el amor no correspondido hacía peligrar la estrategia que estaba a punto de presentar.

–Esa voz no es la de Ignacio –subrayó el jefazo al termino de la canción.

–Se ha grabado a prisa y corriendo, sin tiempo para añadir su voz. Considero que ha llegado el momento de iniciar la Fase 2, tras la grabación del anuncio del Mercedes SSN. El nombre propuesto por la agencia de publicidad no dice nada, queda encorsetado dentro de la amplia gama de vehículos de la marca. Si no sobresale, competirá en desventaja con el resto de competidores. Si bautizamos el deportivo con las tres consonantes de Susan, se ofrece a Mercedes un icono comercial y publicitario diferente, fresco, magnético. Una mujer y los colores rojo y blanco representarán la imagen del éxito entre los profesionales independientes. Propongo rodar con un escritor famoso para potenciar ese concepto de éxito. Una cantidad indefinida de merchandising de alta gama bajo demanda, reportará innumerables beneficios desde un único punto de venta mundial, abierto 24 horas, los 365 días del año. Imaginaros a Susan desnuda, pintada de blanco con el fino contorno de una estrella roja de cinco puntas redondeadas dibujada en su ombligo. La campaña debe centrarse en activar el lado más salvaje, peligroso y primitivo del ser humano: el ego y la sexualidad. Generaremos interés y curiosidad en la web con un banner enorme en la página principal con de fondo blanco y la frase El sueño de Susan en letras rojas, junto con una cuenta atrás. Cuatro palabras permitirán al equipo de marketing potenciar el impacto en medios de comunicación y redes sociales. Generaran conversaciones avivando falsas hipótesis lanzadas desde diferentes partes del mundo y subiendo paulatinamente las canciones del disco. Todo ello patrocinado por Mercedes SSN y las marcas amigas. Iniciada la Fase 2, he pensado sortear los cinco deportivos que Mercedes nos regala a cada componente del grupo para animar la venta de entradas para los conciertos. El primer deportivo se sorteará durante la presentación oficial del grupo. La mano inocente de Susan sacará el número afortunado. El resto, se sorteará casi al final de cada concierto. Para acceder al primer sorteo, la última semana, previa a la presentación, se abrirá el plazo para registrarse y votar la canción preferida de Susan. Es vital recordar que si no escuchan, ni votan las canciones, no pueden acceder al sorteo. No importa si la persona no puede asistir al concierto, gracias a la colaboración de los coreanos, los fans podrán asistir virtualmente comprando una entrada en la fila cero, podrán conectarse a una plataforma digital con un código personal para disfrutar del concierto y el sorteo desde la web.

El jefazo se frotó las manos, estaba orgulloso de mi presentación. La propuesta le ofrecía una beneficiosa alianza comercial con Mercedes y la creación de un símbolo entre los profesionales independientes por la libertad y la rebelión frente al orden establecido.

Finalizada la reunión, camino a la celebración por el trabajo bien hecho, el jefazo me apartó del grupo.

–Esperadme abajo –comenté al resto, chocándome con Susan al girarme. Nos acariciamos sutilmente el brazo y la cintura. Un sencillo gesto como recuerdo de nuestro secreto.

–Gracias a la fila 0 y al sorteo del Mercedes SSN podemos vender más de un millón de entradas por concierto. –No agradecí el cumplido, sabía perfectamente que detrás de cada halago suyo, continuaba una petición o una amenaza.

–Me gusta la espía que has colado en mi cama. Deja que siga su trabajo, ¿quieres?

–Un empleado contento siempre es más productivo.

–Pues que siga así. Vigila a Ignacio, creo que no anda muy contento con su jefe. Deberías preguntarle por qué –le di una palmada en la mejilla y me marché. No me detuve a comprobar su reacción. Me imagino que no externalizó la rabia que le consumía por dentro.

–¿Cuándo podré ver tu próxima jugada? –me gritó. Las puertas del ascensor se abrieron.

–Paciencia, jefe. Paciencia. –Las puertas del ascensor se cerraron.

Las piernas me temblaban. Jugaba una partida a sabiendas que no podía ganar. Mi única salida consistía en alargar lo suficiente el juego para ligar mi caída a la suya. Levanté la mirada y clamé al cielo que Guillermo Salgado hubiera realizado bien su trabajo. Levanté todas mis cartas a ciegas.

Abriéndose las puertas del ascensor, me surgió una idea. ¿Por qué Guillermo no investiga al jefazo? Si presumiblemente es la mitad de bueno de lo que dice ser, no le costará reactivar viejas amistades. Se lo plantearé la próxima vez que le vea.

Necesitaba orquestar un lugar donde poder reunirnos sin que la guardia pretoriana se percatara. Mantenía los dos móviles y las tarjetas prepago compradas durante mi huida frustrada. Ya no me fiaba ni de mi propio coche. El jefazo podía estar espiándome desde cualquier rincón.

–Venga, macho –me gritó Alex desde la puerta.

–Voy. –Metí las manos en los bolsillos. Algo parecido a un papel se arrugó entre mis dedos–. Tirad sin mí, voy un momento al baño.

Capítulo 28.- Micrófono Abierto: Hotel Palace

Summary
Capítulo 27.- Micrófono Abierto: Mercedes SSN
Article Name
Capítulo 27.- Micrófono Abierto: Mercedes SSN
Description
La lucha de tres hombres por conquistar a una mujer convierte la creación de un grupo de música en el negocio más rentable y exitoso de la industria discográfica
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *