Inicio » Neurociencia » ¿Para qué sirven los celos?

¿Para qué sirven los celos?

Resumen Master Class: ¿Para qué sirven los celos?

Resumen Master Class de Eduard Punset y Ralph Adolphs con título “¿Para qué sirven los celos?” en el programa Redes.

En una encuesta de los Estados Unidos, un 30% de las mujeres admitieron haber provocado celos en su pareja para comprobar la fuerza de sus convicciones. En otra encuesta, los hombres que respondieron hace diez años a una encuesta diciendo que no eran celosos, en la actualidad, siguen solteros. Ambos casos son normales. Lo que no es normal es que los celos autodestruyan, lleven al suicidio y al asesinato.

El estudio de las emociones esta cambiando la manera de comprender la mente. Sin emoción no hay razonamiento, planificación, ni toma de decisiones. Las emociones y los sentimientos forman parte de todos los aspectos del funcionamiento cognitivo.

Hay dos aspectos del cerebro que participan, principalmente, en el proceso de las emociones: AmígdalaCortex prefrontal (puede regular, inhibir e influir en la actividad de la amígdala).

Las personas pueden recibir mensajes químicos de seducción y deseo a través de la nariz. La atracción entre sexos nace por acción de sustancias invisibles denominadas feromonas, hormonas liberadas por la piel que transmiten una especie de reclamo al deseo sexual. Actualmente se crean perfumes enriquecidos en feromonas porque se supone que contribuye a una seducción erótica.

Los amores a primera vista son amores al olfato. Para transmitir feromonas el contacto físico es imprescindible ya que su radio de acción es de unos cm. Los científicos han llegado a la conclusión de que la mujer selecciona a su pareja por el olor porque les aporta información sobre su sistema inmunológico.

El hombre busca invertir bien en sus genes, convirtiéndolo en celoso. Vigila a la hembra, tratando de mantener al resto de machos alejados, porque no quiere perder su inversión.

Los celos forman parte de las relaciones amorosas y del mantenimiento de la pareja. Son un sentimiento de defensa frente a las alertas de infidelidades y abandonos.

Existen dos clases de emociones:

  1. Emociones básicas: Felicidad, tristeza, miedo, ira, sorpresa, asco. Son emociones que tenemos con otros animales y que se pueden reconocer fácilmente en las expresiones faciales.
  2. Emociones sociales: Son emociones que solo se encuentran en especies que tienen una estructura social compleja. Se tratan de emociones como la vergüenza, la culpa, el orgullo y los celos.

La evolución del cerebro humano a lo largo de los siglos ha dado lugar a un aumento de la sensibilidad al placer y al sexo, es decir, a un incremento de la líbido. Además, la extrema indefensión de las crías humanas, bebes, ha obligado a colaborar conjuntamente en su protección. Estos factores, juntos con otros, han dado lugar a la aparición de vínculos sexuales permanentes entre hombres y mujeres, en consecuencia, el enamoramiento y la convivencia. Los celos nos demuestran que las relaciones personales están a un paso de una relación animal, la posesión.

¿Los celos siempre están relacionados con el amor? Hasta cierto punto, nuestro comportamiento esta dirigido por las emociones, siendo importante reflexionar hasta que punto somos responsables de nuestro comportamiento.

Por ejemplo, si experimentamos una emoción muy fuerte y cometemos un crimen, ¿la responsabilidad puede ser la misma que si lo hubiéramos hecho a sangre fría, sin ninguna pasión? Es un tema complicado, complejo, que no puede aceptarse y simplificarse con una respuesta simple y única: si es o no es correcto. Depende de multitud de factores.

Casi todas las enfermedades psiquiátricas presentan, como uno de sus componentes, a veces el más importante, disfunción en el procesamiento de las emociones: Esquizofrenia, autismo, fobias, depresión, ansiedad aguda. Todas ellas tienen un componente emocional anormal. En las enfermedades neurológicas, enfermedades neurodegenerativas, como el alzheimer, también se produce una disfunción en el procesamiento de las emociones.

Igual sucede al envejecer, produciéndose cambios en el procesamiento emocional. Es imprescindible entender como se procesan las emociones en el cerebro para el bienestar humano. Se sabe que el foco se centra en la amígdala, ahora se está tratando de comprender como poder sanar y rehabilitar con terapias.

Summary
¿Para qué sirven los celos?
Article Name
¿Para qué sirven los celos?
Description
Resumen Master Class de Eduard Punset y Ralph Adolphs con título "¿Para qué sirven los celos?" en el programa Redes
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *