Inicio » Desarrollo personal » Ausencia de actividad

Ausencia de actividad

Poker Face: Ausencia de actividad

Existen personas adictas a la actividad, ya sea física o laboral. Al igual que sucede con otras drogas, como el alcohol, el tabaco, el juego o el sexo, el exceso de actividad no tiene porque ser relativamente sano para el cuerpo y la mente.

Por mucho que se empeñen los malos directivos y gerentes en repetir la coletilla para ganar más dinero se requiere trabajar más horas, no por hacer más, se obtienen mayores beneficios. De nada sirve tratar de vender pescado a una pastelería. Por más que lo intentes, el resultado será la frustración y la destrucción de la marca personal (la del comercial) y profesional (la de la empresa).

Si quieres lograr un mejor rendimiento, mayor beneficio y alegrías, aprende a reflexionar, parar y pensar una estrategia. La ansiedad y el estrés construyen lentamente un pensamiento autodestructivo haciéndonos pensar que nunca hacemos lo suficiente, que siempre podemos hacer más. Este pensamiento es el que te hace infeliz, no permitiendo disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Al mismo tiempo, no contrates a personas que requieran grandes dosis de actividad diaria para puestos de trabajo monótonos, repetitivos y sedentarios. El puesto de trabajo rey en contra de este perfil personal es el administrativo, muy expandido dentro de la Administración Pública. Podéis comprobarlo fácilmente en aquel funcionario que responde con tono agresivo y seco a una duda puntual, cuyo trabajo (aunque a veces se le olvida al funcionario) consiste en resolver y que, la mayoría de las veces, suele desconocer. No debemos meter a todos los funcionarios en el mismo saco. Yo, por suerte, rara vez me he encontrado con el funcionario frustrado, pero he de reconocer que lo he sufrido.

España es un país donde un trabajador es capaz de soportar y permanecer en su puesto de trabajo a pesar de llevar 20 nominas sin cobrar, por el miedo a qué voy a hacer. La mezcla de frustración, ansiedad, miedo y estrés es un cocktail muy peligroso para personas con una necesidad innata de movimiento y actividad que no pueden cubrir o satisfacer.

Los primeros síntomas son la impaciencia y la precipitación. Dependiendo de la personalidad de cada uno, los siguientes efectos pueden producir decisiones y efectos destructivos para la propia persona y su entorno más cercano.

Si tú trabajo o falta del mismo no te permite satisfacer la necesidad de actividad diaria, oblígate a correr entre 30-45 minutos diarios para equilibrar el estado mente-cuerpo. De lo contrario, si continuas haciendo lo mismo cada día sin obtener resultados, sino cambias determinadas pautas a sabiendas, luego no busques excusas fuera para justificar tu falta de actitud.

Si tienes un problema, te escucho

Summary
Ausencia de actividad
Article Name
Ausencia de actividad
Description
No contrates a personas que requieran grandes dosis de actividad diaria para puestos de trabajo monótonos, repetitivos y sedentarios
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *