Inicio » Neurociencia » Cerebro empático, el poder de los gestos

Cerebro empático, el poder de los gestos

Resumen Master Class: Cerebro empático, el poder de los gestos

Resumen Master Class de la Universidad de Navarra con título “Cerebro empático, el poder de los gestos” en el canal de YouTube Universidad de Navarra.

¿Cómo descubrir que una sonrisa es auténtica o fingida? ¿Cómo detecta el cerebro a las personas honradas o tramposas? Con los gestos, especialmente las microexpresiones, las personas se comunican con los demás. El rostro tiene la capacidad de expresar toda la riqueza afectiva de las personas, pudiendo leer los pensamientos con las expresiones.

Para detectar un gesto, el cerebro no percibe el rostro como un todo, sino que otorga más peso a unos rasgos que a otros. La alegría o el desagrado se expresa en la boca, mientras que la ira, la tristeza o el miedo necesita de los ojos y boca para ser manifestados. El enfado requiere fruncir el entrecejo.

La sonrisa auténtica supone la elevación de la comisura de los labios, mejillas y el músculo orbicular que genera las llamadas “patas de gallo“. La sonrisa de compromiso solo mueve los músculos de la boca. Una sonrisa irónica tuerce solo el lado izquierdo de la boca.

La clave de la empatía está en entender a los otros, no solo por situarnos en su lugar, sino también, por ser capaces de contagiarnos de lo que siente el otro. La empatía implica las mismas estructuras neuronales que procesan nuestras experiencias.

Las experiencias de rechazo o exclusión social, especialmente en la adolescencia, son de las vivencias más dolorosas. El sufrimiento que produce el rechazo por demás es provocado por la activación de las mismas áreas cerebrales que utilizamos ante el dolor físico. La tristeza o el dolor físico de otros, permiten medir la empatía en el cerebro.

Los hombres y las mujeres procesan de modo diferente la visión de rostros con expresiones felices o tristes. En ambos casos, se activa el hemisferio izquierdo ante cara felices. Sin embargo, ante rostros tristes o con expresiones de dolor, el cerebro femenino responde con más intensidad al estímulo.

Aunque sintamos enojo o rechazo, nuestra memoria no retiene con nitidez las caras de los egoístas. La solidaridad genera gozo. No solo tenemos una aversión innata contra la injusticia, sino que nuestro cerebro está ajustado para la colaboración, que nos compensa más allá de los puros beneficios económicos.

La vida social emocional y afectiva se mide por la empatía por la que compartimos sentimientos, nos contagia el estado de ánimo, las formas de hablar. Imitamos inconscientemente los gestos. Todo se esculpe en el rostro.

Summary
Cerebro empático, el poder de los gestos
Article Name
Cerebro empático, el poder de los gestos
Description
Resumen Master Class de la Universidad de Navarra con título "Cerebro empático, el poder de los gestos" en el canal de YouTube Universidad de Navarra
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de marketing de contenidos. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *