Inicio » Actualidad » Mi profesora me pone cachondo

Mi profesora me pone cachondo

Poker face: Mi profesora me pone cachondo

Puede que sea su boca, sus ojos o su esbelta silueta ceñida y protegida por una falda estrecha que realza sus piernas estilizadas por los tacones rojos, a juego con el suéter, que ha elegido hoy para venir a clase. Ella me pregunta si he traído los deberes, cuando yo solo le pido que me castigue en su despacho a puerta cerrada por no hacerlos.

Mi padre cree que no me doy cuenta, pero desde que llegó mi nueva profesora siempre viene a recogerme. Mi madre está sorprendida del cambio producido en mi padre. No es que vaya a hacer nada malo, ambos guardamos un mismo secreto en silencio.

Multitud de veces he escuchado por televisión que hay que luchar contra el absentismo laboral y mejorar el rendimiento escolar. Seguir aprendiendo resulta más fácil y atractivo cuando llegas a clase y te encuentras con el rostro angelical de tú profesora, activando el impulso más básico e instintivo del hombre.

Podemos seguir invirtiendo miles de millones de euros para luchar contra el absentismo laboral y la mejorar el rendimiento escolar. Sin embargo, por muy políticamente incorrecto que pueda parecer, visualizar e idealizar el rostro de tú profesora puede ser uno de los mejores remedios para alegrar un día nublado, deseando, antes de acostarte, que vuelva pronto a salir el sol.

Si tienes un problema, te escucho

Summary
Mi profesora me pone cachondo
Article Name
Mi profesora me pone cachondo
Description
¿Cómo evitar el absentismo laboral y mejorar el rendimiento escolar?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *