Inicio » Desarrollo personal » Frialdad afectiva

Frialdad afectiva

Poker face: Frialdad afectiva

¿Cómo actuar frente a una persona que parece no tener sentimientos? Su mirada fría, impasible e impenetrable genera un respeto que obliga a apartar la mirada hacia otro lado para no molestar. No sabes porque, pero la falta de rasgos o movimientos emocionales en su rostro provocan atracción momentánea, respeto y seguridad.

Seguridad que se convierte en confrontación, pelea y utilización verbal de la agresividad cuando el tiempo transcurre, comienza a generarse cierta confianza y se producen pequeños roces, discusiones por el choque de puntos de vista diferentes.

Es ahí, cuando se produce ese choque de opiniones, cuando sale a la luz la verdadera personalidad de una persona con frialdad afectiva. Se muestra impasible, serio, frío, sin ser consciente que puede estar haciendo daño a la otra parte. Las emociones son un elemento secundario en su personalidad, un acelerador que impulsa al instinto y la razón para alcanzar las metas propuesta cueste lo que cueste. El objetivo está por encima de quedar bien socialmente. Esto no quiere decir que la persona no sea sociable. Se trata de una persona astuta, hábil a nivel instintivo, ofreciendo lo que la otra parte quiere recibir o escuchar. Su carencia aflora cuando tiene que enfrentarse a un problema emocional.

Toma como ejemplo un divorcio, la enfermedad de un ser querido o la discusión con un hermano. El problema busca ser resuelto de manera radical, blanco o negro, preguntando cuanto cuesta o analizando el problema desde el punto de vista racional, cuando la otra parte solo quiere compañía, compresión y ser escuchada sin recibir una respuesta o solución.

Gracias al estudio del rostro se sabe que existen determinados rasgos o morfologías que son más tendentes a esta frialdad afectiva. Los rostros con forma de guitarra, aquellos donde los pómulos se hunden hacia dentro, unido a ojos y boca pequeña, hundidos y finos, son un claro ejemplo. La frente, principalmente horizontal si se mira de perfil, tiene una fuerte presencia en el conjunto del rostro.

Este tipo de personalidad es propia de ejecutivos o especialistas en puestos de trabajo donde se requiere tomar constantemente duras decisiones en cortos periodo de tiempo, obligando a aparcar las emociones fuera de la puerta del despacho. Cirujanos, brokers, militares, carniceros, científicos, matemáticos, banqueros o directores de RRHH son solo algunas de las profesiones o puestos de trabajo donde si las emociones entran en juego en los momentos de máxima tensión, la duda hace acto de presencia, pronosticándose horribles resultados. Aunque vivamos en la era de la emoción, no siempre es buena compañera.

¿Tienes un problema? Te escucho

Summary
Frialdad afectiva
Article Name
Frialdad afectiva
Description
Solo quiero ser escuchada, disfrutar de tú compañía y comprensión
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *