Inicio » Neurociencia » Entre el amor y el desamor… ¡El cerebro!

Entre el amor y el desamor… ¡El cerebro!

Resumen Master Class: Entre el amor y el desamor… ¡El cerebro!

Resumen Master Class de Leonardo Palacios con título “Entre el amor y el desamor… ¡El cerebro!” para el canal de YouTube ParqueExplora.

La química del amor

La química del amor no actúa espontáneamente, es muy importante el momento, los elementos culturales que rodean un encuentro. Existe también un perfil inconsciente que buscamos con base en nuestra infancia, nuestra experiencia, nuestros padres, nuestro entorno, etc…

La vista juega un papel muy importante en la atracción inicial. Factores como el tono de la voz, intelecto, encanto, status social o económico, también entran en juego.

Cuando se da el momento y se encuentra la persona que encaja en el perfil inconsciente, los circuitos cerebrales se ponen en funcionamiento, produciendo las reacciones químicas. Pedirle a la química que haga todo, es ponerle un plazo biológico a la relación.

El amor se divide en 3 etapas

1.- Atracción y el deseo

Surge por una atracción física, jugando un factor muy importante la simetría del rostro. El amor es una trampa de la biología para prolongar la especie. En el flirteo hay miradas a los ojos, roces y elementos corporales.

Los rostros perfectos, simétricos, activan compuestos químicos que intervienen en las hormonas sexuales (testosterona y estrógenos) y feromonas.

¿Existen los embellecedores, es decir, el efecto una copas de más? Tres estudios realizados entre 2003 y 2008 demuestran que con la ingestión de una cantidad moderada de alcohol, los sujetos encuentran más atractivos a los demás, no detectando asimetrías faciales o corporales. Afecta un 10% más a las mujeres que a los hombres. Este factor es más potente después de la “mitad de la fiesta”.

Atracción hombre-mujer:

  • Mujeres se fijan: Rostro, brazo, caderas, piernas
  • Hombres se fijan: Rostro, senos, caderas, piernas

Los hombres se enamoran por los ojos y las mujeres por el oído

El baile ayuda a potenciar la atracción, reduciendo los niveles de cortisol (una de las principales hormonas del estrés) y aumentando los niveles de testosterona.

2.- Amor pasional

Una persona enamorada no actúa de una manera racional. Síntomas: pérdida de apetito, dificultad para conciliar el sueño o para concentrarse, sudor en las manos, mariposas en el estómago. Pérdida del juicio crítico, considerando que la pareja es “perfecta“. Se liberan monoaminas y dopamina (que se relaciona con sistemas de recompensa y placer).

Se ha estudio el factor de crecimiento neuronal. Se aprecia reducción de niveles de serotonina que pueden inducir pensamientos y conductas obsesivas hacia el ser amado. Se produce alteraciones en los patrones de sueño, durmiendo menos, pero levantándose con más energía. Igualmente, se produce una modificación en la percepción del dolor.

El amor pasional puede durar entre 1 a 3 años, sabiendo si la relación puede o no continuar. Si continúa, intervienen una serie de sustancias, entre ellas la oxitocina. Pasamos a la etapa del amor verdadero en la que la pareja puede decir honestamente “te quiero”, en lugar del “te deseo” propio de la etapa dominada por la dopamina.

Besar es un poderoso mecanismo de adaptación presente en más del 90% de las sociedades humanas. Cuando se besa en la boca interviene el gusto y el sistema inmunológico. En el ósculo, contacto de mejilla con mejilla, se produce un contacto físico. Es un estímulo olfatorio, produciéndose intercambio de feromonas.

Las sustancias químicas que contienen la saliva ayudan a evaluar a una posible pareja para decidir si es la más idónea. Besar reduce los niveles de cortisol y aumenta los de oxitocina.

¿Por qué se asocia el beso al chocolate? Porque la reacción producida por el chocolate es más intenta que con el beso en hombres y mujeres (posible papel de la feniletilamina, presente en el chocolate).

3.- Amor verdadero

Apego, mantenerse juntos. Calma y estabilidad, enlace que mantiene a las parejas unidas. Esta calase de amor está dirigida por la oxitocina y la vasopresina. La oxitocina se la ha denominado “la sustancia química del abrazo“. Se ha observado que ambos géneros libera esta hormona cuando se tocan y se abrazan, teniendo un aumento máximo del nivel de oxitocina durante el orgasmo (hasta 400%). La vasopresina se conoce como la sustancia química de la monogamia (se ha demostrado, con animales, que la supresión de vasopresina puede provocar que mamíferos machos abandonen su “nido de amor” y busquen nuevas compañías.

Hay estudios que demuestran que mientras más diferentes seamos genéticamente, mayor probabilidad de tener una mejor relación de pareja.

“Cuando el amor no es locura, no es amor” Calderon de la Barca

Summary
Entre el amor y el desamor... ¡El cerebro!
Article Name
Entre el amor y el desamor... ¡El cerebro!
Description
Resumen Master Class de Leonardo Palacios con título "Entre el amor y el desamor... ¡El cerebro!" para el canal de YouTube ParqueExplora
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *