Inicio » Desarrollo personal » ¿Por qué los niños tienen rasgos faciales de personas mayores?

¿Por qué los niños tienen rasgos faciales de personas mayores?

Poker face: ¿Por qué los niños tienen rasgos faciales de personas mayores?

En la sociedad actual, parece pasar desapercibido el efecto que tienen las decisiones de los adultos sobre los niños. Tomemos como primer ejemplo los efectos de un divorcio, la ruptura de los hábitos de convivencia, obligando al niño a elegir entre uno u otro por una base legal, conveniencia o interés, no por el desarrollo biológico y natural. Eso sin contar los efectos contraproducentes que pueden producir las nuevas parejas de papa y mama, sin tener en consideración la opinión y el consentimiento de los hijos. Si te encuentras en esta situación, recuerda como actúas cuando tus hijos se presentan con una pareja que no es de tú agrado. No es diferente, el efecto es el mismo.

El ejemplo anterior forma parte de una extensa lista donde los maestros suelen ser el centro de atención de las críticas para no reconocer el problema como propio. No se puede obviar, a pesar de que los padres están más involucrados en los colegios, que en muchos casos no prima el aprendizaje, sino la sobreprotección. Ya se están recogiendo los frutos de los niños convertidos en adultos frustrados porque la burbuja educativa sobreprotectora no se corresponde con la realidad laboral de un mercado cada día más agresivo, donde solo importa los resultados.

Si a esto se une que muchos padres no cambian sus rutinas cuando nacen sus hijos, siendo más frecuente encontrar a niños jugando o durmiendo en una silla a las dos de la madrugada de un sábado, mientras los padres disfrutan de unas copas y risas con las amigos, ¿cómo prohibirá un padre al hijo, el día de mañana, no hacer lo que le enseñaron de pequeño?

Igual similitud sucede cuando el padre exige al hijo estudiar, siendo él un parado de larga duración, donde el reciclaje continuado se convierte en arma imprescindible para no caer en el olvido más profundo del mercado laboral, se pasa los días tirado en el sofá quejándose de una sociedad que no hace nada para rescatarlo.

Vivimos tiempos complejos, ni mejores ni peores, sencillamente diferentes. Los modelos de convivencia están cambiando, fruto de la necesidad, el hambre o intereses personales. Queramos o no, es lo que hay. Sin embargo, no se puede hacer participe a un niño de las decisiones equivocadas de un adulto. Ya le hemos regalado una deuda, no solicitada, que le impedirá multitud de ventajas que gozamos en épocas pasadas. Ahora queda tomar consciencia, reconocer que nos hemos equivocado, tomando decisiones duras y complicadas, símbolo del cultivo de una semilla cuyos frutos tardarán más de una, dos, incluso tres legislaturas en florecer.

No podemos permitir la aparición de diversos rasgos en el rostro inocente de un niño:

  • Hundimiento excesivo de las órbitas de los ojos
  • Hundimiento de las mejillas en edades tempranas
  • Arrugas verticales
  • Descenso en la comisura de la boca
  • Ojos cansados
  • Asimetrías (ojos, altura y anchura del rostro)

Si somos adultos, el futuro del niño está por encima del presente inmediato del adulto. No podemos seguir impasible ante el avance de hábitos, costumbres y rasgos excesivamente maduros en el rostro de un niño. Los niños son el futuro de cualquier familia, sociedad y país. Si no les prestamos la dedicación que se merecen para su buen desarrollo futuro, después, no le exijamos, con el paso de los años, llevar sobre sus espaldas nuestros errores cometidos.

¿Tienes un problema? Te escucho

Summary
¿Por qué los niños tienen rasgos faciales de personas mayores?
Article Name
¿Por qué los niños tienen rasgos faciales de personas mayores?
Description
Descubre rasgos morfológicos para saber si tú hijo se siente infeliz
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *