Inicio » Teoría del Café » Partida de Ajedrez » Capítulo 4.- Partida de ajedrez: La síntesis prima frente al exceso de información

Capítulo 4.- Partida de ajedrez: La síntesis prima frente al exceso de información

Partida de ajedrez: La síntesis prima frente al exceso de información

En un mundo cada día más rápido, las personas no quieren tener tiempo para pararse y mirar detalles. Hoy día parece fácil hablar de cualquier tema. Lees los titulares de los periódicos digitales y ya puedes ser tertuliano en cualquier programa de televisión.

El problema aparece cuando damos veracidad a la información, no contrastando la noticia. Esta situación asienta un precedente: No queremos estar informados, solo queremos entretenernos.

Si solo ofrecemos información para entretener, como sucede con los nuevos formatos de la prensa digital, se puede perder la identidad. Guiarte única y exclusivamente por una métrica, apartando tú estilo y esencia propia, es un error que se paga caro a medio-largo plazo.

Las personas no quieren ver videos de más de un minuto de duración en el móvil. Los artículos que sobrepasan los cuatro párrafos ya se consideran aburridos. Un curso que sobrepase la semana parece una eternidad. Vivimos una época donde la tecnología ha conseguido inculcar una necesidad de inmediatez absoluta. Si se me ocurre alguna cosa, la quiero ahora. Si quiero montar un negocio, quiero ganar dinero desde el primer día. Si me gusta una persona, hoy tiene que salir conmigo.

La sensación de velocidad e inmediatez esta provocando los mayores niveles de ansiedad y estrés conocidos por el ser humano en toda su historia. Tanto es así que ya se denomina a la depresión como la enfermedad del siglo XXI.

No se presta atención, ni se focaliza el tiempo necesario, para aprender lo suficiente. Nos ponemos nerviosos si no adquirimos y aplicamos la habilidad desde el primer momento.

Si somos conscientes que las personas no leen, no prestan atención y reaccionan a base de impulsos, flashes e impactos impactos inmediatos. Sugiero adaptar las estrategias educativas y empresariales a un nuevo modelo de organización y aprendizaje donde se trabaje y aprenda en periodos cortos de máxima intensidad.

Se ha demostrado que el alumno no es capaz de mantener la atención más de 20 minutos. Entonces, ¿por qué seguir inculcando horarios de 1, 2, 4, 6 y hasta 8 horas seguidas sin descanso? ¿Cuanto tiempo, recursos, decepciones y fracasos han de producirse para decir basta y cambiar el modelo?

El cambio no vendrá de organismos públicos, ni de empresas muy jerarquizadas y estructuradas por un concepto de costes fijos, apalancamiento y no comprender la velocidad con la que se puede aprender por Internet. La formación tiene que ser específica, a medida de las necesidades de cada momento. No puede seguir siendo generalizada, igual para todo el mundo, sin tener en cuenta las habilidades, aptitudes, inteligencia o necesidad de cada alumno.

Hace tiempo que observo como se comportan las personas en diferentes momentos del día: paseando por la calle, en la cola del banco, tomando un café, esperando a una persona… Siempre existe un denominador común: el teléfono móvil.

Cada día nos gusta pasar menos tiempo con nuestra conciencia y pensamientos. Hemos optado por ceder al exterior nuestro crecimiento y bienestar personal, a cambio de silenciar nuestra propia voz interior, la misma voz que pone en duda una información, la misma voz que avisa de un peligro, la misma voz que alerta de que algo no va bien.

Preferimos los impactos porque activan el placer, el cortroplacismo, el falso sentimiento de unidad a algo o alguien. Qué fácil resulta unirse a una causa desde un teléfono móvil. ¿Se obtiene los objetivos deseados o simplemente estamos buscando un placebo que engañe a la mente para que no piense demasiado y me haga ver la realidad? Pasamos demasiado tiempo leyendo información no relevante para nuestro propio desarrollo personal y profesional. El mundo cambia más rápido de lo que podemos controlar. Ya no llamamos, usamos el WhatsApps.

La información no se controla, se gestiona. Sintetizar nuestro mensaje en una imagen, un slogan, vale más que mil palabras. ¿Puedes definirte en una frase?

Capítulo 5.- La automatización prima frente a la atención personalizada

Summary
Capítulo 4.- Partida de ajedrez: La síntesis prima frente al exceso de información
Article Name
Capítulo 4.- Partida de ajedrez: La síntesis prima frente al exceso de información
Description
La información no se controla, se gestiona. Sintetizar el mensaje vale más que mil palabras. ¿Puedes definirte en una frase?
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de RR.HH., estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como distribuidor de libros y revistas para la firma Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente. Mi experiencia en estrategia y marketing digital me ha ayudado a entender el concepto de contenido. El libro puede dejar de ser el producto final para convertirse en la estrategia de marketing de contenidos para vender. Publicar un libro es una inversión, no un sueño. Si decides invertir tiempo en leerme, te estaré eternamente agradecido. Si ves que algo no te gusta, dímelo para seguir mejorando. Busco editorial para publicar en papel (libros ya disponibles: "Show must go on", "Secreto de Confesión", "Teoría del Café", "Maquiavelo", "Mi libro Personal" y "Partida de Ajedrez").

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *