Inicio » Historia » Los 7 pecados capitales: La lujuria

Los 7 pecados capitales: La lujuria

Resumen Master Class: Los 7 pecados capitales, la lujuria

Resumen Master Class realizada por Canal Historia con título: “Los 7 pecados capitales: La lujuria“.

El más tentador de los 7 pecados capitales es la lujuria. La lujuria es el ansia desordenada del placer carnal. La Biblia lo llama fornicación, adulterio, tentación de la carne y considera que es un deseo sexual tan poderoso que abruma y destruye a los que caen en la tentación.

Para los griegos, el sexo formaba parte de la religión. La palabra orgía significaba antiguamente ritual secreto. El Imperio Romano fue quien más dedico el culto a la lujuria. Sirva como ejemplo toda la cultura y arte erótico de Pompeya. El punto más alto de la lujuria tuvo lugar durante el reinado de Caligula, exigiendo mantener relaciones sexuales con todas las mujeres guapas de Roma, incluidas sus propias hermanas. Se dice que había convertido su palacio en un burdel y obligaba a algunas mujeres nobles a prostituirse por su propia diversión.

En los 10 mandamientos existen 2 mandamientos dedicados a la lujuria: “No cometerás actos impuros” y “no consentirás pensamientos impuros“. El antiguo testamento condena la lujuria. El deseo en si no es pecado, todo depende de que se quiere hacer con él.

Para Dante, en la Divina Comedia, el pecado de la lujuria se encuentra en el segundo círculo, son lanzados al aire y golpeados sin descanso por vientos abrasadores.

Tras la caída del Imperio Romano cualquier acto relacionado con la sexualidad se consideró lujuria con el auge del poder de la Iglesia. El Papa Gregorio Magno fue el que estableció que todos los sacerdotes debían ser célebres (hasta entonces podían contraer matrimonio). Se cree que la regla del celibato se creo para consolidar el poder de la Iglesia. El Papa no quería que las propiedades eclesiásticas fueran heredadas por los hijos de los sacerdotes.

La virtud opuesta  la lujuria es la castidad, virtud que determinará el modo de pensar de los cristianos. El problema no residía en la lujuria sino en cualquier cosa relacionada con la sexualidad, siendo castigado muy duramente.

El demonio del pecado de la lujuria es Asmodeo. Aparece por primera vez en el libro de Tobias seduciendo a una hermosa joven y obligando a matar a 7 hombres que la pretendían. En algunos textos se dice que Asmodeo podía ser controlado mediante conjuros. También se decía que podía garantizar el deseo sexual.

En la Edad Media había muchos signos que indicaban la posesión del demonio: Hablar una lengua extranjera, tener una fuerza sobrenatural, sentir aversión ante cualquier cosa santa, blasfemias y el sacrilegio. En el año 1213 se introdujo la confesión, siendo obligatorio que los cristianos fueran al menos 1 vez al año para confesar secretamente sus pecados.

En el siglo XVI los cristianos se dividen en protestantes y católicos con la reforma protestante que duraría 150 años. Una de las diferencias era que los protestes rechazaban el concepto de confesión.

Se dice que la supervivencia de la humanidad está asociada con la lujuria. Para la ciencia, la lujuria puede explicarse a través de la biología porque son rasgos del carácter. Aunque la sociedad ha cambiado, los instintos primarios siguen prácticamente igual. El impulso sexual no ha cambiado desde hace 4 millones de años. No es una emoción, es un impulso.

Los neurocientíficos han descubierto porque la lujuria no puede ser suprimida. El instinto de aparearse lo produce una hormona llamada tetosterona, sustancia está presente en el hombre y la mujer. La sustancia que se relaciona con el amor romántico es la dopamina que regula el placer y hace que focalicemos la atención. Cuando uno se enamora aumenta los niveles de dopamina, la producción de tetosterona que se relaciona con el impulso sexual. La dopamina asociada con el amor puede llevar a la lujuria y la tetosterona imitar los sentimientos amorosos.

El sexo causal nunca es casual. Cuando más se excita una persona, menos acceso tiene a la razón. La ciencia muestra una relación entre la lujuria y la falta de raciocinio. Algo solo es pecado si se convierte en destructivo.

https://www.youtube.com/watch?v=i6T__8ZgY04

Summary
Los 7 pecados capitales: La lujuria
Article Name
Los 7 pecados capitales: La lujuria
Description
Resumen Master Class realizada por Canal Historia con título: “Los 7 pecados capitales: La lujuria"
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *