Inicio » Historia » ¿Qué dice el rostro de Napoleón?

¿Qué dice el rostro de Napoleón?

¿Qué dice el rostro de Napoleón?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Napoleón:

  • Es importante diferenciar el rostro de su juventud (más pasional e irritable) con el de su madurez (calmado, bonachón y adaptado a las circunstancias del medio, fruto de su éxito).
  • La personalidad de Napoleón estaba marcada por las emociones y la razón, quedando los instintos al servicio de los mismos. De alguna manera, se puede decir que estos solo servían para saciar las experiencias que tanto la emoción, como la razón, solicitaban, las cuales, eran múltiples e incontables.
  • Presentaba grandes reservas de energía, las cuales, apenas gastaba. Era una persona con una gran capacidad de gestión de sus energías.
  • En su juventud era excesivamente activo, lo que se dice un culo inquieto tanto física como intelectual, siendo en su madurez una persona más pasiva y reflexiva.
  • Era una persona acaparadora, todo debía girar en torno a él, sus pensamientos y emociones.
  • Necesitaba de eventos sociales, rodearse de personalidades, no tanto militares, sino intelectuales y del sexo opuesto para mostrar sus dotes de seducción y conocimiento intelectual. A pesar de sus necesidades de contacto con otras personas, su posición y poder fueron de gran ayuda en estos círculos para sí mismo. Su egocentrismo era un problema si la mirada de Napoleón se centraba en alguien, tanto para bien, como para mal. Idealizaba el amor más que vivirlo.
  • Su pensamiento era inquieto y concentrado, con gran capacidad para la teoría y el diseño de grandes y complejas estrategias. Era una gran fuente de información y experiencias.
  • Su figura es de sobra conocida por sus capacidades estratégicas tanto en el área militar como en la política. Funcionaba mejor a medio y largo plazo, teniendo graves problemas en el corto plazo. Su falta de pragmatismo debía ser compensado por su equipo de gobierno y de confianza.
  • Era un hombre de costumbres y celebraciones (mejor si pagaban otros). Respetaba las tradiciones y los protocolos. Seguramente disfrutaba de largas reuniones diplomáticas porque era un hombre intelectual superior para su época, mejor si podía ser tras una buena comida, y mejor evento social. Buscaba continuamente muestras de estar por encima de cualquier persona, especialmente intelectualmente.
  • Era una persona con una mirada mezcla de escritor/pensador, concentrada y en continuo contacto con el exterior, atento a todo lo que sucedía a su alrededor para no perder ningún detalle, que contrario a compartirlo con el exterior, guardaba para sí a la espera de aparecer una oportunidad para demostrar su valía o saber hacer.
  • Su vida era un tablero de ajedrez, ganaba por adelantarse a las intenciones de su adversario, no por su fortaleza física. Todo valía para ganar.
Summary
¿Qué dice el rostro de Napoleón?
Article Name
¿Qué dice el rostro de Napoleón?
Description
Caso práctico de Morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Napoleón
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia y marketing. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de puntos de venta en Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *