Inicio » Historia » ¿Qué dice el rostro de Winston Churchill?

¿Qué dice el rostro de Winston Churchill?

¿Qué dice el rostro de Winston Churchill?

Caso práctico de morfopsicología para descubrir fortalezas y debilidades de Winston Churchill:

  • Presentaba gran reserva de energía, la cual, le permitía soportar largas e intensas jornadas de trabajo. Vivía por y para trabajar. Presentaba un perfil inquieto, curioso, siempre en continuo aprendizaje.
  • Su sistema de trabajo se basaba en un ritmo lento, constante e incansable, no en heroicidades ni cambios continuos de ritmo.
  • Esta manera propia de trabajar transmitió paz, tranquilidad y seguridad al pueblo británico durante la Segunda Guerra Mundial. Tranquilidad y seguridad que el demostraba incluso en los momentos más tenso. Nunca se escondió (imagínense un país atacado con un líder nervioso o huidizo que se esconde o no da la cara en los momentos más duros de su país).
  • Era una persona con una habilidad especial para transmitir ideas, conceptos, teorías o estrategias de manera fácil de entender para cualquier persona, mezclados con una fuerte carga emocional (la cual, seguramente no era tan presente en su día a día. Solo aparecería delante de los micrófonos o ante una multitud. Era una persona muy reservada con sus sentimientos y emociones).
  • Era un gran teórico. Todo lo meditaba y reflexionaba mucho. Su pensamiento muestra rasgo de intuición, mezcladas con algunas dosis de creatividad, activación y ligera obsesión. Podía llevar hacia delante multitud de proyectos. Nunca estaba cansado. La inactividad era contraproducente para él.
  • Objetivo y frio cuando había que tomar duras decisiones. No le temblaba el pulso por muy duras que fueran. En su rostro se aprecian los achaques de la guerra y no poder haber disfrutado del calor familiar. La familia y las costumbres eran muy importantes para él.
  • Presentaba emociones e instintos más primarios que secundarios. Le gustaba los buenos hábitos, sobre todo gastronómicos.
  • Sabía que decir y que hacer para que la gente hiciera su trabajo, aunque en ocasiones, podía mostrarse algo irritable fruto de su hipersensibilidad. Seguramente, si alguien decía que no se podía hacer cualquier acción durante la invasión nazi, la respuesta era muy dura, directa y sin contemplaciones.
  • El gran éxito de Churchill se debe a esa cercanía, contacto con lo material, primariedad de las cosas, costumbres, mezclado con su gran capacidad de reflexión, intuición y pensamiento. No era una persona de estrategia política como lo conocemos ahora, era un hombre de acción. Sabía que en política no podías fiarte de nadie, se guió por su intuición y reflexión para saber que tanto el régimen nazi como después el soviético no se detendrían a pesar de sus bonitas palabras. Mientras que los demás confiaban ciegamente en la diplomacia, él se basaba en su intuición para detectar e intuir las verdaderas necesidades de las personas.
Summary
¿Qué dice el rostro de Winston Churchill?
Article Name
¿Qué dice el rostro de Winston Churchill?
Description
Caso práctico de morfopsicología para descubrir y fortalezas debilidades de Winston Churchill
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *