Inicio » Historia » ¿Qué dice el rostro de Adolfo Suárez?

¿Qué dice el rostro de Adolfo Suárez?

¿Qué dice el rostro de Adolfo Suárez?

  • Magnetismo y carisma emocional muy desarrollado. Presentaba una personalidad muy cautivadora en eventos sociales y de despacho.
  • Gran capacidad y olfato para buscar oportunidades y negocios. Presentaba rasgos propios de banquero.
  • Persona muy activa, con gran capacidad de iniciativa. Le gustaba y necesitaba los retos, situaciones complicadas para crecer personal y profesionalmente.
  • A pesar de su carisma, capacidades comunicativas y de socialización, le gustaba y necesitaba la sensación que genera estar encerrado en un despacho para pensar y reflexionar acompañado de conversaciones puntuales entre jornada y jornada de trabajo.
  • Persona con una necesidad de actividad muy grande, no sabía estarse quieto. Su cabeza estaba siempre a pleno funcionamiento, buscando y diseñando nuevas estrategias, proyectos e ideas.
  • Persona de ideas fijas, le costaba cambiar de parecer. Si se producía, era después de un largo periodo de reflexión y meditación.
  • Su zona más cómoda y desarrollada era la emocional, perfecto hombre público o rostro visible para un partido político o multinacional.
  • Gran sentido de la lealtad y de los principios establecidos por si mismo. Los defendía a capa y espada.
  • Instintos fuertes. Debía controlar sus fugas y pérdidas de energía. Su adicción a la cafeína podía ser un complemento para soportar las largas jornadas de trabajo unido a su incesante actividad cerebral.
  • Hipersensible, emocional y activo. En momentos de máxima tensión podía ofrecer una expresión verbal agresiva o fuera de tono.
  • A pesar de ser una persona muy sociable y carismática, era una persona introvertida y reservada con sus verdaderos pensamientos. Se necesitaba pasar mucho tiempo al lado de él para poder extraer y conocer la profunda riqueza interior que albergaba.
  • Su pensamiento mixto: concentrado, emocional e intelectual, unido a su gran actividad cerebral le permitía tener una gran creatividad, ofreciendo respuestas y soluciones rápidas e ingeniosas en cortos periodos de tiempo.
  • Gran capacidad para almacenar y memorizar datos e información, unido a la capacidad de buscar lo imprescindible y esencial de cada situación, requisito vital para su vida política y hombre de Estado. Era un gran intelectual.
  • Sabía como comportarse y que decir en cada situación. Sus dotes comunicativas y de socialización estaban unidas a un fuerte autocontrol personal, situación que podía provocarle situación de estrés y ansiedad, que seguramente pudo aliviar con largas conversaciones o dedicando tiempo a la escritura.
  • Su gran éxito se debió a la TV (medio de propaganda muy acertado para su perfil). La cámara aumentaba su figura mística y de gran líder gracias a sus dotes innatas de seducción y carisma.
Summary
¿Qué dice el rostro de Adolfo Suárez?
Article Name
¿Qué dice el rostro de Adolfo Suárez?
Description
Caso práctico de Morfopsicología descubriendo fortalezas y debilidades de Adolfo Suárez
Author

Ramón Calatayud

Me llamo Ramón Calatayud, soy consultor de estrategia. Disfruto escribiendo novelas, libros de empresa y contenido para blog. Trabajo como ejecutivo de cuentas en la revista Jot Down. Bienvenido a mi MBA Personal: Marca Inteligente.

Entradas similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *